manar

(redireccionado de manadas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para manar

Sinónimos para manar

abundar

Sinónimos

Ejemplos ?
En Alaska, en una zona muy pequeña de ese gran estado, existe el potencial de encontrar muchísimo petróleo y gas. Y lo podemos hacer de manera que no dañe las manadas de caribú o la tundra.
Espero que en el corazón de la sierra las rocas se me presentarán en su noble y augusta desnudez. »Me han asegurado que, si me meto más en la montaña, me expongo a tropezar con manadas de lobos, a no encontrar donde dormir.
Váyanse a la fauna que circula hecha manadas e intégrense a esos hijos de la nausea; marchen en desfiles fantochadas enseñando las postizas marcas con que enjaulan las vaginas a los penes engreídos de sus babas; Piérdanse en el magma que los castra a muy su gusto y los vuelva materia defecada.
En el llano es donde está lo más bello y las figuras más características: las lavanderas que lavan en el arroyo; los paveros y polleros conduciendo sus manadas; un guardia civil que lleva dos granujas presos caballeros que pasean en lujosas carretelas junto al camello de un Rey Mago, y Perico el ciego tocando la guitarra en un corrillo donde curiosean los pastores que han vuelto del Portal.
La raza alala, los antropiscos, los casi hombres, como si dijéramos, salieron del centro de África ó de un continente austral llamado Lemuria, que ya se hundió en el mar como la Atlántida, y que estaba entre el África y el Asia. Estos antropiscos eran negros como la tizne, y vivían en manadas ó rebaños para defenderse de las fieras.
12 Destilan sobre las estancias del desierto; Y los collados se ciñen de alegría. 13 Vístense los llanos de manadas, Y los valles se cubren de grano: Dan voces de júbilo, y aun cantan.
No sabemos lo que digan los africanos al ver que, por algunos seres racionales como Livingstone y Savorgnan de Brazza, el Africa recibe manadas de tigres en figura de hombres.
Así se complace la naturaleza en renovar las generaciones que se van, con generaciones más numerosas que llenan las soledades con su alegría y su juventud, haciendo el desierto cada vez menos solo, multiplicando las majadas, los rodeos y las manadas.
De la tropilla que arreaba, sólo la yegua madrina y dos caballos eran de los que había llevado, al salir del lado de sus padres, y pocos relinchos cambiaron con las manadas del pago, por series, en su mayor parte, desconocidas; así sucede, que las vueltas, después de muy largas ausencias, despiertan siempre más curiosidad que cariño entre los que así se vuelven a ver, y que, por poco, parece intruso el que llega.
Aquél que nacerá con todos cuando el odio se disperse a nuestros pasos y escape entre manadas granaderas la fuerza que enaltece el lodo roto: Aquél que matará venganzas y hará que circulen comunales esperanzas...
Los pavos grandecitos se ponen las corbatas rojas y la monterilla, y se van al campo en manadas, sin juntarse con nadie más que con los de la familia, porque estos fatuos son muy linajudos, y andan a compás, gravemente, pronunciando palabrotas huecas y aun echando unos discursazos, como los de ciertos oradores, llenos de apóstrofes y epifonemas, pero sin pizca de sentido.
Los caballos silvestres, que a manadas y tropas corren por esta isla de Santo Domingo o Española, son de pequeña estatura, cuerpos cortos, cabezas grandes, largos cuellos, piernas gruesas; en fin, no tienen alguna bondad en toda su figura.