manco

(redireccionado de mancas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para manco

sunco

Sinónimos

Ejemplos ?
Simancas revive de esta manera, año tras año, «una hermosa tradición cuya base es la leyenda astur-leonesa, con un fondo histórico, pero que el pueblo adorna a su manera», según Teresa Salvador, directora de la Asociación El Zancón, organizadora de las celebraciones y autora de la transcripción del resumen del manuscrito de Manuel Bachiller del siglo XVIII, que recoge el romance de las siete mancas, rehecho en 1982 a instancias del folklorista Joaquín Díaz.
Participa en el proyecto norteamericano de historia Edge & Cleaver, y ha sido galardonado, junto a Miguel del Rey Vicente, con el IX Premio Algaba de de Biografía, Autobiografía, Memorias e Investigaciones Históricas, por su obra Naves Mancas.AA.
España contra Estados Unidos (con Miguel del Rey Vicente, Nowtilus, 2010), ISBN 978-84-9763-968-2 Breve historia de la Guerra de Ifni-Sáhara (con Miguel del Rey Vicente, Nowtilus, 2010), ISBN 978-84-9763-971-2 Los años de España en México. 14 de septiembre de 1837 (con Miguel del Rey Vicente, BLS Ediciones, 2011), ISBN 978-84-615-1767-1 Naves mancas.
Después de una introducción, la ibilketa (marcha), que es bailada por todo el grupo y el capitán, sigue una parodia del comportamiento hombre - mujer; abrazados, caricias, movimientos ostentosos de faldas, provocaciones todas ellas de la parte masculina sobre la femenina, aunque en esta danza algunas femeninas no suelen ser mancas que digamos.
El macho adulto muestra mancas blancas en las mejillas y la garganta; sin embargo, el resto de la parte ventral del cuerpo es de color anaranjado.
Métodos específicos de cocina (preparación del fondo de estofado, tostadas estofar). Las mancas y los procedimientos de condimentos.
Posteriormente, zarparon desde Sevilla otras ocho galeras, una urca y tres leños que se reunieron con el resto de la flota castellana en aguas del Estrecho. Con un total de trece galeras y veintiséis naves mancas, Juan Enríquez procedió a patrullar entonces entre Tarifa y Málaga.
Después de este choque se decidió repartir a la gente de armas de las naves mancas entre todas las galeras en previsión de que, llegado el momento, faltase el viento y las primeras no pudiesen apoyar a las galeras, cuyas contrapartes musulmanas eran más numerosas y de mayor porte.
El resto de la flota musulmana que había salido en pos de la flotilla granadina, al percatarse de la movilidad de la escuadra castellana de naves mancas, vira en redondo tratando de ponerse a salvo al amparo de las murallas de Gibraltar, siendo perseguida por la galera castellana más cercana, la mandada por Alonso Arias de Corbella, la cual alcanza finalmente a la galera enemiga más retrasada trabándose un combate a corta distancia en el que se producen bajas por ambas partes.
Los caballeros Fernán López de Estúñiga y el normando Robin de Braquemont trajeron otras veinte naves mancas entre naos y balleneres de la Hermandad de las Marismas.
El combate decisivo se libró el 26 de agosto de 1407, cuando la galera de Fernando de Medina, que iba en escolta de los bateles de las naves mancas que estaban haciendo aguada en Algeciras, descubrió la partida de la flota musulmana del puerto de Gibraltar.
Sin conocer las intenciones de la flota enemiga, las galeras castellanas se pusieron en movimiento en dirección a las musulmanas mientras que las naves mancas levan anclas para seguir en apoyo a sus galeras, pero el fuerte viento de levante que sopla en esos momentos empuja a las mancas hacia Tarifa.
Con la puesta de sol el viento se tornó favorable y la escuadra de naves mancas castellanas pudo al fin reunirse con sus galeras en la Torre de Carbonera, celebrándose un consejo seguidamente entre los principales de la flota castellana y acordando que, a la mañana siguiente, se haría lo posible por desembarrancar y remolcar al mayor número posible de naves musulmanas, poniendo fuego a las que no fuese posible.