manchar

(redireccionado de manchaba)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con manchaba: mancha de sudor
  • verbo

Sinónimos para manchar

Ejemplos ?
La cabeza descansaba sobre el primer peldaño de la escalinata que asciende a las Casas del Cabildo. Un hilo de sangre manchaba la sien.
Gran polvareda levantaba el cadáver mientras era arrastrado: la negra cabellera se esparcía por el suelo, y la cabeza, antes tan graciosa, se hundía en el polvo; porque Zeus la entregó entonces a los enemigos, para que allí, en su misma patria, la ultrajaran. Así la cabeza de Héctor se manchaba de polvo.
Notó, sin embargo, en medio de su desesperada fuga, que otras fugitivas infelices se quitaban el sombrero y lo tiraban. ¿Para qué conservarlo? Estaba perdido, y las manchaba y ridiculizaba más... Un grupo empujó a Nati; por poco cae al suelo.
El irreprensible Reposaenelcieno mató a Pastinascívoro y Gozaenelagua dio muerte al rey Roejamones, hiriéndole con un canto en la parte superior de la cabeza: el cerebro le fluía al ratón por la nariz y la tierra se manchaba de sangre.
La cabeza caída sobre un hombro, dejaba ver su cara chata, mordida de viruelas con los círculos negros de unas gafas ahumadas. Un hilo de baba rojiza manchaba su corbata verde, escapando de entre los labios azulados.
El sitio era una histórica mansión de piedra arenisca, aparentemente fechada a finales de los cuarenta, y acondicionada con carpintería y mármol que manchaba y mancillaba el esplendor descendiendo de altos niveles de opulento buen gusto.
Volví a mi casa, y a las cinco, cuando salí de la Escuela, sentado en la terraza de la casa vacía, en el mismo sitio que ocupara la dulce amiga, vi perderse a lo lejos en la extensión marina el vapor, que manchaba con su cabellera de humo el cielo sangriento del crepúsculo.
Las profundidades del cielo eran del más intenso azul ultramar, ninguna nube manchaba el aire tranquilo; al borde del horizonte fluía tan sólo una cálida luz, película de vapor brumoso, sobre la cual la vieja iglesia de piedra del pueblo vecino, de una blancura cegadora, se definía crudamente.
¿Así que yo al que manchaba sus templos con crúor extranjero, a Busiris he sometido, y al salvaje Anteo arrebaté el alimento de su madre, y ni a mí del pastor ibero su forma triple, ni la forma triple tuya, Cérbero, me movió, 185 y ¿ acaso vosotras, manos, no agarrasteis los cuernos del fuerte toro?
Sí, era pura y modesta. No la manchaba el odio, ni la envidia, ni la vanidad. Y era también pobre, pero rica en dones espirituales.
Es decir, se lo condenaba a morir a pesar de su plena capacidad física y mental para el trabajo, tanto como a su familia, empujado por una Ley absurda que manchaba a nuestra legislación civil y penal.
Los separamos, al fin. Queríamos ver la herida de nuestro amigo, cuya sangre nos manchaba. El capitán Funes, retenido por dos marineros, gritaba: -No lo he querido matar de lástima; pero ya sabe ese mocito que si no sé cómo silban las balas de revólver, sé manejarlas.