manchar

(redireccionado de manchadas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para manchar

Ejemplos ?
Sin duda habrá siempre críticos que, como cierto escritor de la Saturday Review censuren con grave gesto a un autor de cuentos de hadas su insuficiente conocimiento de la historia natural, que midan una obra de fantasía con su carencia de facultad imaginativa y que alcen horrorizados sus manos manchadas de tinta cuando algún honrado caballero, que jamás ha salido de entre los árboles de su jardín, escribía un libro de viajes fascinador, como sir John Mandeville o como el gran Raleigh, una historia universal sin saber nada del pasado.
Nuestros padres antiguos sentenciaron prudentemente á este respecto: A quien había derramado sangre no le permitían mostrarse á los ojos de los ciudadanos ni salir á su encuentro, sino que querían que lo expiara con el destierro, y no que á su vez se le matase. De otro modo, en efecto, siempre habría alguien condenado á muerte, por ser el último en tener manchadas sus manos.
Tu reinado durará pocas lunas y acaso tus vestiduras se verán manchadas con tu propia sangre, Y el anciano se aleja exclamando: —Ay de ti, hijo del Sol y Ay de tu pueblo!
Siguió adelante; dio con su cuerpo, como si anduviese por máquina, llevado por el hábito, en el Janus Vicus, y se encontró sin querer entre los suyos, en el vaivén de la vida literaria, en las tiendas de libros, donde, sentados o de pie, discutían los aficionados de las letras, mientras iban y venían los litterati, los esclavos copistas, llevando bajo el brazo sus notas tironianas, trípticos, polípticos, mostrando algunos todavía las manos manchadas del atramentum librarium en que mojaban el cálamo.
35 Y apartó aquel día los machos de cabrío rayados y manchados; y todas las cabras manchadas y de color vario, y toda res que tenía en sí algo de blanco, y todas las de color oscuro entre las ovejas, y púsolas en manos de sus hijos; 36 Y puso tres días de camino entre sí y Jacob: y Jacob apacentaba las otras ovejas de Labán.
Sueltos Medea sus cabellos, de las bacantes al rito, las flagrantes aras circunda y antorchas de múltiples hendiduras en la fosa de sangre negra tiñe, y manchadas las enciende en las gemelas aras, 260 y tres veces al anciano con llama, tres veces con agua, tres veces con azufre lustra.
Verdad es que sus sacrificios no tienen punto de comparación con el del Calvario. El Hijo de Dios se condolía del destino de tantas almas manchadas con el pecado de Adán.
Pero notando que sus vestiduras estaban manchadas por las lluvias, y desgarrado el velo que cubría su sagrada cabeza, subí hasta ella, y desprendiendo, mis galas, adornela con ellas, y coloqué mi velo en su divino rostro.
La bella Jacinta B., los ojos llenos de la lágrimas y sus blancas manos manchadas de sangre, corría a recibir los moribundos, los reclinaba en su seno, mojaba sus labios con bebidas refrigerantes y les dirigía palabras de consuelo.
Inclinaban la cabeza al suelo; de sus párpados se desprendían ardientes lágrimas con que lloraban la pérdida del auriga, y las lozanas crines estaban manchadas y caídas a ambos lados del yugo.
Como uncidos al yugo dos bueyes de ancha frente para que trillen la blanca cebada en una era bien dispuesta, se desmenuzan presto las espigas bajo los pies de los mugientes bueyes; así los solípedos corceles, guiados por Aquileo, hollaban a un mismo tiempo cadáveres y escudos; el eje del carro tenía la parte inferior cubierta de sangre y los barandales estaban salpicados de sanguinolentas gotas que los cascos de los corceles y las llantas de las ruedas despedían. Y el Pelida deseaba alcanzar gloria y tenía las manos manchadas de sangre y polvo.
¡La cólera de los dioses esta suspendida sobre mi cabeza como una espada pendiente de un cabello; mis manos, que desde la terrible hora en que subí al solio ningún mortal ha visto desnudas, están manchadas de sangre!