manchar

(redireccionado de manches)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • verbo

Sinónimos para manchar

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Vocero La jaula (2004).... El Tata No Manches (2004).... Él Mismo Órale primo (2003) Mujer, casos de la vida real (2003) La Parodia (2003)....
Descarga digital Sencillo en CD El tema fue interpretado en numerosas ocasiones, en 2005 se presentan en el programa mexicano No Manches, donde incluyen el tema en el setlist de su presentación.
1980 – Yo creo en ti Éxitos: Río Badillo, Paloma perdida, Anhelos, Las acacias, Yo creo en ti, Cuéntame Carpintero. 1982 – Paraíso Éxitos: Dime gitana, No manches mi puerta, Paraíso, Águila real.
En febrero de 2005 hizo su primera aparición en televisión en el programa No Manches conducido por Omar Chaparro y transmitido por Televisa.
El 20 de enero de 2004 se presentan en el programa mexicano No Manches interpretando los temas «Rebelde», «Sólo quédate en silencio» y «Un poco de tu amor».
(1987) "L'emmanchement au Moustérien"; La main et l'outil: manches et emmanchement préhistoriques: 37-54; Stordeur, D., (Éd.), Travaux de la Maison de l'Orient 15.
Johann Sebastian Bach escribió dos cantatas corales basadas en himnos creados por Moller o atribuidos a él: Ach Gott, wie manches Herzeleid, BWV 3 Nimm von uns, Herr, du treuer Gott, BWV 101;Notas;Bibliografía Axmacher, Elke:.
Sin embargo, el establecimiento de la nueva guarnición española en un área que antes no había visto una fuerte presencia militar española, provocó una rebelión de los manches y fue seguido por el abandono de los asentamientos indígenas.
Ryo Terakado, il Gardellino, Dominik Wörner (Passacaille) Jauchzet Gott in allen Landen, BWV 51 Falsche Welt, dir trau ich nicht, BWV 52 Schlage doch, gewünschte Stunde, BWV 53 Widerstehe doch der Sünde, BWV 54 Ich armer Mensch, ich Sündenknecht, BWV 55 Selig ist der Mann, BWV 57 Ach Gott, wie manches Herzeleid, BWV 58 Wer mich liebet, der wird mein Wort halten, BWV 59 O Ewigkeit, du Donnerwort, BWV 60;Notas;Bibliografía Boyd, Malcolm:.
–"¡Vaya la niña divina!" Dice el padre, y le da un beso: "Vaya mi pájaro preso A buscarme arena fina." –"Yo voy con mi niña hermosa", Le dijo la madre buena: "¡No te manches en la arena Los zapaticos de rosa!" Fueron las dos al jardín Por la calle del laurel: La madre cogió un clavel Y Pilar cogió un jazmín.
¡Oh Libertad! ¡no manches nunca tu túnica blanca, para que no tenga miedo de ti el recién nacido! ¡Bien hayas tú, Poeta del Torrente, que osas ser libre en una época de esclavos pretenciosos, porque de tal modo están acostumbrados los hombres a la servidumbre, que cuando han dejado de ser esclavos de la reyecía, comienzan ahora, con más indecoroso humillamiento, a ser esclavos de la Libertad!
La madre: «Micaeliña, no te arrugues», por aquí, y «Micaeliña, no te manches», por allá; y la criatura, al principio, respetando mucho la gala; pero, ya se ve, luego se cansó de guardarle miramiento al vestido majo y vino, disparada, a tirarme del balandrán.
A ella, atónita, y con sus manos el útero esconder queriendo, 'Vete lejos de aquí,' le dijo Cintia, 'y estas sagradas fuentes no manches,' y de su unión le ordenó separarse.
¡Ah, Fígaro!, quiero que estés con toda comodidad; eres poeta, y además estos señores, que saben nuestras íntimas relaciones, no se ofenderán si te prefiero; quítate el frac, no sea que le manches.
TELL.––Me siento penetrado de terror, al hablarte. Vete; prosigue tu horrible camino, no manches esta tranquila casa; morada de la inocencia.
¡Ah, tienes las manos teñidas de sangre...! ¡Quítate, no me manches, asesino! Sentí un furioso rechinar de dientes y se me echó encima lanzando feroces alaridos: -¡Ahora te toca a ti...!
El 15 de julio de 2005 se presentan en el programa mexicano No Manches interpretando «Sálvame», «Un poco de tu amor» y «Rebelde».
Revolviendo en mi mente mil pensamientos, invocaba a las ninfas de las selvas y al padre Gradivo, que protege los campos de los Getas, a fin de que trocasen aquella triste aparición en próspero agüero; pero cuando con mayor empuje pruebo a arrancar la tercera mata, y forcejeo, apoyada una rodilla en la arena (¿lo diré o no?), sale de lo más hondo del túmulo un gemido lastimero, y llegan a mis oídos estas palabras: "¿Por qué, ¡Oh Eneas!, despedazas a un infeliz? Deja en paz al que yace en el sepulcro; no manches con un crimen tus piadosas manos.