mancilla


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para mancilla

Ejemplos ?
Así como llevan en sus frentes los ideales de progreso, transportan, al mismo tiempo, en sus manos, las herramientas para roturar el surco y hundir la semilla en el vientre de la tierra; pero nunca llevan la mancilla del arma fratricida, de los dardos inhumanos, de la venganza y el odio que corroe las almas.
La hora es de fortalecer la ecuatorianidad, da cohesionar el alma nacional y sustentarla con la disposición de una voluntad firme e invencible en una lucha por mantener sin mancilla la soberanía nacional.
Mas el avariento ciego y el malaventurado mezquino clérigo que, con dárselo Dios a ambos, al uno de mano besada y al otro de lengua suelta, me mataban de hambre, aquellos es justo desamar y aqueste de haber mancilla.” Dios es testigo que hoy día, cuando topo con alguno de su hábito, con aquel paso y pompa, le he lástima, con pensar si padece lo que aquel le vi sufrir; al cual con toda su pobreza holgaría de servir más que a los otros por lo que he dicho.
Lleno de justo odio, he hecho perecer á mi madre, que había traicionado en su ausencia á un hombre que era jefe de los ejércitos de toda la Hélade, y no había conservado su lecho sin mancilla.
La Virgen sin mancilla, la que en el trono de los cielos brilla, dispensadora de perpetuos bienes; la que del cieno arranca y encumbra el alma a la región serena, lleva en las nobles sienes de tristes flores la corona blanca y en las manos la cándida azucena.
Me llenas de terror. ORESTES Precipitar en el Hades la mancilla de la Hélade. MENELAO Devuélveme el cuerpo de mi mujer, para que lo deposite en la tumba.
De envidia vil sin la mancilla, surcar el océano de la gloria os veré yo contento, y en la orilla, descubierto y en tierra la rodilla, bendeciré al morir vuestra memoria.
Llegar a viejo supone cambiar de ser; no es mancilla; mas dejar de ser, humilla; y pues lo que fué ya no es, sólo pone a vuestros pies lo que fué JOSÉ ZORRILLA.
Decir que se puede vivir sin haber tenido el mérito de matar a un condenado, pues se trata de un crimen, de una vileza y de una mancilla, no es más que una excusa.
Hele rimado cantares al candor de las palomas de mis blancos palomares y a la miel de los aromas de mis ricos tomillares. He cantado la blancura de la azucena sencilla, la purísima tersura de la nieve de la altura, que es la nieve sin mancilla.
A esta correspondieron los dias de su mocedad: y asi como crecia en años, iva adelantando en todo genero de virtud, sin que tubiesen poder los halagos del siglo para mancilla la honestidad y candidez de su ánimo.
¿Qué tenía que hacer? ¿No basta un Dios para lavarme de la mancilla que proyecto sobre él? ¿Quién podrá librarse en adelante, si el que lo ha ordenado todo no impide que me maten?