mandar

(redireccionado de mandan)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • verbo

Sinónimos para mandar

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para mandar

encargar

Sinónimos

Ejemplos ?
Doblo el cabezal, que toma la mano, favoreciendo mi pretina, y yo, dudoso de añadir yerros a yerros, la lanceta entre los labios, y ella a las espaldas vuelto el rostro, mientras estudian excusas mis pensamientos, pregunto: «¿Sobre qué achaque os sangráis, que el pulso quieto niega expulsión a claveles, y yo ejecutalla temo?» -«No he consultado dotores (responde); pero, cayendo de un coche, experiencias mandan usar de tales remedios.» -«Pues, señora, le replico, pena en Madrid nos han puesto al sangrar sin permisión de los hijos de Galeno.» -«No hay aquí quien os acuse», replica; y yo, resistiendo, que no he de hacerlo porfío, y el listón del brazo suelto.
A Inés, secretaria suya, mandan que salga conmigo hasta dejarme en la calle, cosa bien fuera de estilo, pero no de la intención, que presumo y averiguo que fué, porque yo de Inés me informase en el camino de lo que ellas me negaron: lance de amor conocido.
Los gobiernos surgidos de 1810 han necesitado organizar las regiones donde mandan; una organización provisoria no se hace sobre bases monárquicas, las formas republicanas se prestan más; así se empiezan a copiar en América los textos constitucionales estadounidenses.
Ion: Conoceré, creo yo, los discursos que se ponen en boca del hombre y de la mujer, de los esclavos y de las personas libres, de los que obedecen y de los que mandan.
Corresponde á los Jefes que mandan las divisiones territoriales, la sobrevigilancia enérgica y constante de los cuerpos puestos bajo sus órdenes; la observancia de los reglamentos de policía, de disciplina, de administración y de instrucción militar, cuidando con eficaz empeño de todo lo que interesa al bienestar del soldado.
Cabildo del 3 de Enero de 1639.- En la Ciudad de Santiago de Guayaquil, en tres días del mes de Enero de mil y seiscientos y treinta y nueve años, se juntaron a Cabildo, como lo han de costumbre; el Maese de campo Baltazar Malo de Molina, Corregidor y Justicia Mayor; y el Maese de Campo Toribio de Castro y Guzmán, Alcalde Ordinario; Diego Navarrete, Depositario General; Francisco de Castañeda, Fiel Ejecutor; y Diego de Orozco Briceño, Regidor, todos con voz y voto en Cabildo, y estando juntos se acordó lo siguiente: Ordenanzas.- En este Cabildo se trató de que, conforme a las Ordenanzas de la Ciudad, se mandan a pregonar a principio del año para que haya notoriedad de ellas...
Recibimiento del Cabildo.- En la Ciudad de Santiago de Guayaquil en trece días del mes de Julio de mil y seiscientos y treinta y cuatro años, ante los Jueces Oficiales Reales de la dicha Ciudad, Tesorero Gabriel de Linares, Contador Sebastián Rodríguez de Bustamante pareció Lorenzo Bances de León con este Titulo y Provisión Real de Escribano Público y Cabildo, Minas y Registros de esta dicha Ciudad, despachada por los Señores Presidente y Oidores de la Real Audiencia del Quito, con la cual requirió para que en su cumplimiento le reciban las fianzas que se le mandan dar para usar los dichos oficios y habiendo visto la dicha Real Provisión los dichos Jueces Oficiales Reales dijeron que la obedecen como a carta de su Rey y Señor Natural...
Son los viejos entonces los que mandan, los grandes maestros de piedad y tolerancia, los que contemplan el torrente humano desde las alturas de una dulce impasibilidad, inaccesibles a las ambiciones y a los odios que nos agitan a los demás hombres.
He llegado un poco cansado por la larga jornada, por la intensa tarea que hemos tenido que realizar desde el Primero de Enero. Los que mandan a callar están haciendo más bulla que los que están hablando.
Hace nueve meses, un poco más, lanzamos la sexta declaración de la selva lacandona, nos comprometimos a hacer un esfuerzo por unir todas las resistencias, todas las rebeldías y todas las luchas que en el México de abajo y de la izquierda se estaban levantando contra la voracidad de los gobiernos y los poderosos que los mandan.
Por tanto el sujeto es “ una expresión” y el predicado que asume función atributiva será “una tontería” y sólo si se dijera “Una expresión inútil es una tontería”, sería una oración de modalidad declarativa, con lo cual resultaría imposible hablar de oraciones de modalidad exclamativa en tales casos, pues todas ellas mandan a la estructura profunda el sujeto expreso y sólo quedan en superficie, palabras que sin contexto pierden su sentido completo, de ser oraciones.
Algunos mandan preguntar si meten en la cuenta a los muertos en los 136 días y noches de cerco...