mandar

(redireccionado de mandaron)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para mandar

Sinónimos para mandar

encargar

Sinónimos

Ejemplos ?
-Nuestros guías, MOCTECUHZOMA ILHUICAMINA y su consejero, el sabio TLACAELEL nos mandaron a que la viésemos y la saludásemos y le diésemos a ella misma las riquezas de que su hijo HUITZILOPOCHTLI, el colibrí que nos guió hacía el sur a fuerza de grande voluntad, goza en tierras TENOCHCAS.
En la Ciudad de Quito, en el dicho día, cuatro días del mes de Abril de mill y seiscientos y cuatro anos, se prosiguió el dicho Cabildo; y en el se trato lo siguiente: Estanco de Velas de sebo.- Tratóse que por cuanto el estanco de las velas lo ha tenido Pedro Leal y se cumple en fin del mes de Junio, y conviene se vuelva a pregonar para si (de compromiso) hay persona que lo quiera tomar por otro año mas; y habiendo tratado e conferido sobre ello, ordenaron y mandaron se pregone y remate en quien más por ella diere mas baja pidiere.
Y, entendido por el dicho Cabildo, dijo el Alcalde Toribio de Castro Guzmán, que para poder determinar esto importa que se vean los libros antiguos del Cabildo del año de seiscientos, donde se hallará la merced que el dicho Señor Virrey hizo y conforme a ella y la Provisión despachada por la Real Audiencia de Quito, en que se le da facultad a este Cabildo para trasladar la dicha Cárcel y Casas de Cabildo, se traiga lo uno y otro para proveer; y todos juntos dijeron lo mismo y lo firmaron de sus nombres y mandaron que se lean y pregonen las Ordenanzas como es uso y costumbre.
Trascripción del Libro Primero de Cabildos.- Otrosí, dixeron que por orden de este Cabildo el presente Escribano hizo sacar el libro de Cabildo de la Fundación de esta Ciudad, que es de mucha importancia, en que se ocupó con oficiales mas de dos meses en corregi(r)llo y concerta(r)llo; por tanto mandaron que se le paguen de Propios de esta dicha Ciudad, cincuenta pesos de plata corriente marcada, y para ello se dé libramiento que se los pague Juan Pérez de Estrada, Mayordomo de los dichos Propios o el Mayordomo que fuere; y con esto se acabó este Cabildo.
Y por el Cabildo visto, mandaron que se notifique al dicho Teniente de Corregidor que de fianzas y los fiadores se obliguen que dará residencia del dicho oficio desde el día que fue recibido o ratifique las dadas, y ansí lo proveyeron, y con esto se acabo el Cabildo, y lo firmaron.
Y Sus Señorías acordaron que, por no saber si lo pueden hacer o no, se le permita por tiempo de tres meses con cargo de que, en el (en)tretanto que se le rematare el dicho oficio traiga aprobación del Gobierno de la Ciudad de Quito dentro de tres meses, y donde no (pudiere ser autorizado), no use de ello por más tiempo, y con cargo de pagar la Media Anata que tocare a Su Majestad del dicho tiempo y se le entreguen los papeles por inventario, y haga el juramento necesario; con lo cual se acabó este Cabildo, y mandaron se haga saber la Real Provisión a los Señores Jueces Oficiales Reales, y se inserte en este Cabildo, y lo firmaron.
Cuando los engendrados entraron después en la Mansión de Obsidiana, la segunda prueba de Xibalbá, habían ordenado que fuesen atravesados de parte a parte por las flechas; que esto sucediera prontamente en sus corazones: que muriesen en sus corazones; pero no murieron. hablaron entonces a las flechas, les mandaron entonces: “He aquí.
Y, luego, se trató el que no había portero para el Cabildo y nombraron a Joan de Fernando, Teniente de Alguacil Mayor, y mandaron se le pagasen los cuarenta pesos que está en costumbre.
Y en este Cabildo propuso Don Fernando Pacheco, Procurador General, lo siguiente: En este Cabildo se presentó un titulo de Alférez Mayor, dado por el Alférez Real Don Diego de Castro Guzmán, al Capitán Don Juan Ramírez de Arellano, para que use y ejerza el dicho oficio, según y como le usa el dicho Capitán Don Diego de Castro; y, visto por el dicho Cabildo mandaron que sea recibido al uso del dicho oficio, según y como lo usa el dicho Don Diego de Castro, atento a estar el dicho Don Diego de Castro enfermo; con cargo y calidad que dentro de ocho meses traiga aprobación del Gobierno (Superior) para (ver) si puede nombrar o no (un nuevo Alférez), y el dicho Don Juan Ramírez haga el juramento necesario.
Recibimiento del Corregidor.- Y entró el General Don Jorge de Ribera e hizo presentación de un título de Corregidor que tiene esta Ciudad, proveído por su Excelencia; y habiéndolo visto y las fianzas que ha dado el Capitán Diego Muñoz de Angulo, Blas de Vera y Juan Sánchez de Solís, las aprobaron y recibieron, y mandaron fuese recibido haciendo el juramento necesario, como, se manda; y en su cumplimiento juró a Dios y a la Cruz, en forma de derecho, poniendo las manos sobre el hábito de Santiago que llevaba al pecho y so cargo de él prometió de usar bien y fielmente el dicho oficio y que mantendrá en paz la República y acudirá al servicio de ambas Majestades, y a la conclusión dijo: Si Juro y Amén.
Y por ser tarde se quedó en este estado, y mandaron que las personas que faltan por mandar, las Justicias pedirán lo que conviniere para surta efecto lo propuesto, y lo firmaron.
Y estando en este estado entró Don Antonio Calderón, Alcalde Ordinario electo con una Real Provisión de la Real Audiencia de Quito, la cual habiéndose leído, por donde consta que la dicha Real Audiencia de Quito confirma la elección hecha de Alcalde Ordinario en Don Antonio Calderón, y declara no ser necesarios los veinte y seis años de edad para dicho oficio; cuya Provisión se obedeció con todo respeto por el dicho Cabildo y Señor Corregidor, y mandaron se ponga en este dicho Libro la dicha Real Provisión con testimonio de haberse obedecido...