mandar

(redireccionado de mandes)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para mandar

Sinónimos para mandar

encargar

Sinónimos

Ejemplos ?
¿Harás del leproso tu compañero de lecho y sentarás al mendigo a tu mesa? ¿Hará el león lo que le mandes y te obedecerá el jabalí?
Ella dio muchas gracias al marido, y, estando ya más alegre, dijo: «Por cierto, señor, tú sabrás que antes moriré que no hubiese de estar sin tu dulcísimo casamiento; porque yo, señor, te amo y muy fuertemente, y a quienquiera que eres, te quiero como a mi ánima, y no pienso que te puedo comparar al dios Cupido; pero, además de esto, señor, te ruego que mandes a tu servidor el viento cierzo, que traiga a mis hermanas aquí, así como a mí me trajo.» Y diciendo esto, dábale muchos besos, y halagándolo con muchas palabras, y abrazándolo con halagos, y diciendo: «¡Ay dulce marido!
Si ahogarme en este mar no es postrimera muerte que tu crudeza satisface, acepto, pues, que mandes una fiera que mis miembros devore y despedace.
-No, no te dejaría, pues soy tu única hija. -Pues haz cuenta de que soy un leproso. Quédate a curarme.Me pondré bajo tu cuidado, haré lo que me mandes. -Si es así...
Otro día te acuestas, querida mía. Es demasiado tarde para ti. -¡Oh, no! No me mandes acostar -dijo Dora en tono suplicante-. Te lo ruego, no hagas eso. -¡Dora!
Tenienlo por propheta todos chicos e grandes, Todos corrien a elli commo puercos a landes, Los que enfermos eran levabanlos en andes, Todos diçien: faremos quequiere que tu mandes.
El querido compañero desea que le conteste yo personalmente, y como no me es posible hacerlo, te ruego le des las gracias por mí y que le reiteres cuán limitado es el número de cartas que se me permiten escribir, esto es, tres por semana. Te ruego que no mandes certificados los libros.
¡Volvamos a Bretaña! Yo estoy aquí para servirte, para hacer lo que mandes, y tú me dirás lo que quieres. Si necesitas dinero, tengo para nosotros sesenta escudos; tendré el dolor de mandártelos por la cuerda en vez de besar con respeto tus queridas manos al ponerlos en ellas.
-Yo no sé si tendré u no tendré calentura -exclamó, clavándose las uñas en las palmas de las manos, el Áncora-, que lo que yo te digo es que esta noche necesito yo que tú me mandes el escapulario a mi misma casa, porque si no me lo mandas...
Así pues señor Zedillo, si usted tiene el verdadero honor y el orgullo de ser mexicano, no mandes a matar a nuestras gentes, bájale la presión que tienes en contra del subcomandante Marcos, porque en México hay muchos Marcos que continuarán esta lucha.
Si bien a de seer o me quieres prestar Tu as en este pleito, madre, a trabaiar: Otro procurador non me mandes buscar, Ca porque lo buscasse non lo podrie trovar.
A igual suerte y más dura condenada la que, de esa rival, mandes ahora, verás cual la dispersa y anonada el brío y saña del valor peruano, que iguale en su pujanza destructora a vientos y océano.