manosear

(redireccionado de manoseaba)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para manosear

Ejemplos ?
En cuanto le había hallado lo que quería, y siempre me pagaba muy caro el descubrimiento, salíamos por la noche, nos introducíamos en el cementerio como podíamos, nos dirigíamos en seguida a la fosa indicada por el espía, cuya tierra era la más recientemente removida, trabajábamos los dos rápidamente para apartar con nuestras manos todo lo que cubría el cadáver y, en cuanto él podía tocarlo, yo le masturbaba encima mientras él manoseaba el cuerpo por todas partes, principalmente en las nalgas, si podía.
¡Cuánto me alegro de llevarme a la tumba la idea de un trasero tan bonito! Y lo manoseaba, lo entreabría, y lo besaba, como el hombre más sano del mundo.
—¿Más lejos? —dijo el duque, quien manoseaba con cierta fuerza el trasero desnudo de Adelaida, su mujer del día—. ¿Y qué diablos quieres que se haga?
Etienne entonces pareció transportado por el delirio más voluptuoso; besaba mi boca con ardor, me manoseaba el coño y el extravío de sus frases anunciaba todavía mejor su desorden.
El libertino estaba en las nubes, el vello de su miembro frotaba el lindo ojete que hubiera querido perforar; una de sus manos manoseaba las nalgas del delicioso amorcito y con la otra le meneaba la verga.
Me rogó que debutara con algunos pedos, y cuando hubo recibido media docena, volvió a besarme en la boca, mientras me manoseaba y me abría con fuerza las nalgas.
—No me asombra —decía, mientras le manoseaba el clítoris y le hacía empuñar su pito, no me asombra que a veces Curval tenga tentaciones de romper el pacto y violar una virginidad, pues siento que en este momento, por ejemplo, de buena gana mandaría al diablo la de Agustina.
Se miraba con admiración el sombrero, los anteojos, el baúl, los guantes, la cosa más diminuta que venía de París. Se tocaba, se manoseaba, y todavía parecía imposible.
—Todo es cuestión de cinismo —dijo Curval, mientras manoseaba las nalgas de la Fanchón— ¿Quién no sabe que el mismo castigo produce entusiasmos y no hemos visto a hombres que se empalmaban en el instante en que se los deshonraba públicamente; todo el mundo conoce la historia del marqués de...
—Es cierto —dijo Curval, que manoseaba con bastante brutalidad las de la tierna y delicada Alina—, es cierto, en verdad, que las tetas son una cosa bien infame.
Dado el aislamiento y atraso de aquel pueblo, que no poseía instituciones de beneficencia, ni régimen de policía, esos pobres enfermos de la sien salían cuando querían a la calle; y así era de verlos a toda hora cruzar por doquiera la población, introducirse a las casas, despertando siempre la risa y la piedad en todos La madre de los alienados, apenas nos divisó, chilló agudamente, frunció las cejas con fuerza y con cierta ferocidad, siguió haciéndolas vibrar de abajo arriba varias veces, arrojó luego con mecánico ademán el pliego que manoseaba...
Ya te he visto eyacular dos veces hoy y no estás acostumbrado a perder en un día tal cantidad de semen. —Apostemos por la tercera —dijo Curval, que manoseaba las nalgas de la Duelos.
¿Quién de vosotros, señores, quiere pasar conmigo a la sala? —Yo —dijo Durcet, llevándose a Alina, a la que manoseaba desde hacía una hora.
He aquí ese cuerpo que tanto me alabaron. Qué tetas..., parecen ubres de una vaca vieja. Y las manoseaba brutalmente. —¡Y este vientre!