mar adentro


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para mar adentro

a medio

Sinónimos

  • a medio
  • mar afuera
Ejemplos ?
Situadas en unos cerros, las vistas que ofrecen de la ciudad y de su bahía son excepcionales. A su vez, la Alcazaba es visible desde el mar hasta 55 kilómetros mar adentro en días despejados.
Se limita a seguir el hielo fijo («fast ice»), hielo que está sólidamente unido a la tierra, y permanece por delante de él cuando el hielo se endurece cada vez más mar adentro.
La plataforma continental está expuesta aquí como una amplia llanura costera, y, mar adentro, el terreno rápidamente cae en laderas hacia las llanuras abisales del Mediterráneo.
Pero no murió, porque Ulmo la rescató del agua y la convirtió en un pájaro. Entonces Elwing voló mar adentro y una noche encontró a su marido.
Por último, el fallo judicial avaló la orden del exdirector de Marina Mercante José Luis López-Sors de llevar mar adentro el navío tras el siniestro, y le absolvió de toda culpa.
Al exdirector de la Marina Mercante, José Luis López-Sors, le imputó la Audiencia Provincial de La Coruña, que consideró que había «indicios racionales de criminalidad» al ordenar que el petrolero pusiera rumbo mar adentro en ese estado y perdiendo fuel.
Un maremoto que mar adentro se sintió como una ola no perceptible, debido a su larga longitud de onda puede, al llegar a la costa, destruir hasta kilómetros tierra adentro.
Mientras en Puerto Saavedra, su población de 2500 habitantes alcanzó a huir a tierras altas antes de presenciar como las olas arrastraban las casas mar adentro —a excepción de una—, lo mismo ocurrió con los otros dos pueblos que fueron completamente asolados.
Menos de un año más tarde publicaron su primer LP, "El Mar No Cesa", también producido por Montesano y que de inmediato se convirtió en disco de platino. Mar adentro o Flor venenosa pasaron a ser canciones de referencia para jóvenes de finales de los 80 y principios de los 90.
Las tropas de Alcibíades, conduciendo la persecución ateniense, atracaron e intentaron llevar las embarcaciones espartanas mar adentro.
Tras vencer las reticencias del capitán, pues la versión oficial siempre insistió en la resistencia de Mangouras ante las maniobras de rescate ordenadas por las autoridades españolas, se consiguió que arrancasen los motores —a las 15:30 horas— y se aseguró que el barco comenzara a navegar mar adentro, a unos 6 nudos y, aparentemente, sin problemas; «Yo no noté vibraciones en el barco, ni en la cubierta ni nada que pudiese hacer indicar que el barco fuera en malas condiciones.
No obstante, los premios Goya de 2004 volverían a recaer en su mayor parte en la película Mar adentro, de Alejandro Amenábar, y dejaron sin ninguno a la La mala educación.