marasmo


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con marasmo: caquexia
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para marasmo

Sinónimos para marasmo

apatía

Ejemplos ?
No podían separarse de ella. Antón, agotada de pronto la excitación del vino, cayó como en un marasmo; cruzó los brazos, y entró en el corral oscuro.
(APLAUSOS.) Lo que hacen las castas militares en la América del Sur, las que han mantenido en el retraso y en el marasmo a los pueblos de América, instalan un dictador alIí; está el dictador 5, 8, 9, 10, 12, 15 años; cuando el pueblo se cansa, cuando el pueblo llega a un grado tal de fermento revolucionario y de indignación, que ya parece que se va a producir una revolución, entonces apaciguan al pueblo, quitan al dictador, ponen a cualquier presidente alIí, conceden libertad de prensa otra vez, derechos de reunión por un tiempo.
¿Cuando de los espíritus el vuelo ata doliente, universal marasmo; y, con sus alas azotando el suelo, palpita moribundo el Entusiasmo?
Con el fascismo, Italia se coloca a la cabeza de todos los países, el primero en impuestos, con el 25% sobre el ingreso individual; el mayor número de quiebras, 2.500 en un mes; el récord de las letras protestadas, 36.620 en el mes de diciembre de 1930; el récord de la deuda pública, 100 millones de liras; el déficit del presupuesto, el mayor descuento, 5,5% contra 5% en Alemania, 2,5% en Francia y en Inglaterra; en último lugar, la escala de salarios y el marasmo completo de la industria que desde la revalorización de la lira ha alcanzado la pérdida de todos los mercados exteriores.
Resignóse. Cayó en una especie de marasmo. Trabajaba lo que le mandasen; pero en cuanto volvíamos la espalda se acurrucaba en un rincón, dejando los brazos colgantes y clavando la quijada en el pecho.
¡Gloria a las Agonías y a los Sexos! ¡Gloria a las lúbricas metafísicas hambres que redimen del lodo y del marasmo! ¡Gloria a las rosas negras de rojos estambres!
Hijo el otro del entusiasmo, lanzóse a la calle, destruyó lo viejo, removió la tierra, reparó, creó y combinó; y hubo un instante en que pareció anegarse el país en la abundancia; en que el confort llegó hasta el fregadero y creyó el más pobre que había caído de pie en mitad de la famosa Jauja; pero no se echó de ver que los recursos que desatentadamente iba creando el delirio de la ambición, no podían con el peso de las necesidades que de los mismos se desprendían; que, como muchas sustancias de la naturaleza, el crédito, en dosis prudentes, es elemento de la vida, y en exageradas proporciones tósigo violento; y sucedió el marasmo a la efervescencia, la penuria a la abundancia, el duelo a la alegría y el remordimiento a tanta ilusión deslumbradora.
Atraviesa la sociedad española honda crisis; hay en su seno reajustes íntimos, vivaz trasiego de elementos, hervor de descomposiciones y recombinaciones, y por de fuera un desesperante marasmo.
Sacar al país del marasmo económico, romper las barreras imperialistas, levantar las flameantes banderas de la dignidad, tienen todavía un valor mucho más alto que el valor material de poder entregar determinados alimentos o inclusive poder tener atención médica.
Yo sé que éste es el único lenguaje que cabe, o sea, el de un compañero de ustedes que ejerce la tarea de Presidente de Chile. Son ustedes junto con nosotros los que tienen la responsabilidad de sacar a Chile del marasmo y del retraso en que vive.
Hacia el amanecer, entre el pesado marasmo que sucedió al insomnio, pareciome escuchar un ruido confuso, semejante al de un torrente, que yo creí el zumbido de la sangre en mi cerebro.
Destrozaríales la cara a aquellos desdichados... Cuando llegué, el vehículo había partido. La gente comentaba, murmuraba, gruñía y entre aquel marasmo de palabras... de voces...