marchitar

(redireccionado de marchitaron)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all
  • verbo

Sinónimos para marchitar

ajar

Antónimos

enflaquecer

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.

Sinónimos para marchitar

mustiar

Sinónimos

  • mustiar
Ejemplos ?
Cuatro o cinco ataques del duque marchitaron pronto todas las gracias, y Constanza, después de su matrimonio, pronto no fue más que la imagen de un hermoso lirio que la tempestad acaba de tronchar.
Las galas del Abril se marchitaron, Los céfiros errantes se extinguieron, En ayes los murmullos se tornaron, Y anchos arroyos las corrientes fueron.
Entonces fue cuando Chicomecoatl comenzó a castigar a la humanidad que habitaba en esa cuarta época haciendo que la tierra se volviera reseca, estéril, sin fruto. Pronto se marchitaron sus campos.
El ferrocarril suplantó la diligencia, y mil ciudades de las colinas murieron mientras otras tantas brotaban en los valles, y los granjeros del este se empobrecieron por la nueva agricultura del oeste. El petróleo sucedió al aceite de ballena, y cien puertos de mar se marchitaron.
Pero vinieron los Dzules y todo lo deshicieron. Enseñaron el temor, marchitaron las flores, chuparon hasta matar la flor de los otros porque viviese la suya.
El silencio a interrumpir vino una voz de dolor: «Preparaos a morir», se oía a gritos decir a un hombre en un corredor. Todos el rostro tornaron impacientes a la entrada, y repetir escucharon: «Tus glorias se marchitaron.
Atrapada entre el crecimiento de infantes más ligeramente armados y desorganizados, y las cada vez más numerosas formaciones de caballería dentro de las fuerzas móviles, los "pesados" como fuerza dominante, se marchitaron.
Discos Fuentes ha recopilado muchas de estas canciones en lps y cd más recientemente, siendo de las recopilaciones más significativas:;Víspera de año nuevo Las mujeres a mí no me quieren Compae Heliodoro La hija de mi comadre Ron de vinola Que criterio El hijo de la luna Grito Vagabundo El huerfanito La víspera de año nuevo La araña picua Dame tu mujer José La vida es un relajo;Guillermo Buitrago inédito (La música inédita de Guillermo Buitrago) Se marchitaron las flores La loca Rebeca Muchacha patillalera Gallo basto y pelao El toque de queda El desdichado La cita Careperro Cinco noches de velorio Las contradicciones El gallo atravesao El tigre guapo El maromero Buitrago me tiene un pique...
Pero estas palmeras se marchitaron rápidamente mostrando en su punta unos marchitos penachos, por lo que el ingenio popular le dio el apodo a la avenida de "Avenida de las Escobas".
Debido a ello, los sentimientos de la quiniela se marchitaron y la amistad dio paso a la ambición; cambiando algunos de los integrantes sus valores y carácter por el poder del dinero.
Pero poco a poco, cuándo Nelson garzon empezó eliminar a sus oponentes, los oficiales y soldados exzanlistas hicieron con el poder en el ejército, y los zipristas se marchitaron de los puestos de importancia.
Y sucedió que estando de fiesta Valinor, llegó Melkor en secreto y trajo con él un espíritu maligno, Ungoliant, en quien puso parte de su poder, y ésta envenenó los Dos Árboles, se marchitaron, y los secó hasta que se incendiaron.
Su alma pura, noble y generosa, vivió siempre bajo el yugo opresor de los dolores y los amargos desengaños, único patrimonio de los seres sensibles, marchitaron en flor sus doradas ilusiones.” Además, Sosa reprodujo uno de sus versos: Aquí rodeada de silencio y calma, La soledad y mi dolor bendigo; Aquí padece y se lamenta el alma: Nadie es aquí de mi dolor testigo.
Podemos llamarla hierba de gracia para los domingos.: O, ¡usted debe usar la ruda con una diferencia! Hay una margarita. Yo: le daría unas violetas, pero se marchitaron todas cuando mi padre: murió. Dicen que tuvo un buen final.
Mención aparte merece la delicada sensibilidad de su composición "madre", poema cumbre de Oquendo que es comentado por Carlos Meneses: "Junto a esa mujer bella, que la pobreza derrotó, que la soledad y la incomprensión marchitaron, vivió Oquendo años de angustia, momentos dramáticos y humillantes.