marinero

(redireccionado de marineros)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para marinero

tripulante

Sinónimos

marino

Sinónimos

argonauta

Ejemplos ?
Los “marines” y los marineros del Florida, reunidos en tres compañías con dos ametralladoras Colt y dos cañones de campaña de 76 mm, se reúnen a su vez en una columna frente a la Estación.
La historia de este puerto abunda en páginas brillantes debidas a la honradez, pericia y heroísmo de nuestros marineros, muchos de los cuales han recorrido en su infancia un sendero tan expuesto y espinoso como el del tino que acabo de bosquejar.
Para reducir la visibilidad de sus uniformes blancos, y tal vez también para evitar que se les confunda con los tiradores mexicanos, quienes también están vestidos de blanco, los marineros han manchado sus ropas con tintes ocre amarillo, de manchas de café o de permanganato de potasio.
-No hubo tiempo. Cuando nos dimos cuenta no quedaba ninguno vivo. La muchachada estaba caliente con los marineros... ¡Vea qué linda rebanada!...
Ayudado por los oficiales de marina que en esas horas solemnes desempeñaron oficios de marineros, de maquinistas y hasta de fogoneros, el comandante Astete hizo salir a la “Unión” y al “Atahualpa” hasta fuera del puerto y en sitio, del cual nunca pudieran ser extraídos, hundió estas dos naves con la bandera peruana al tope.
Ambas Altas Partes contratantes se comprometen á no emplear en el servicio militar de mar ó tierra á los desertores del ejército de la otra, y convienen en la extradiccion de los soldados y marineros de guerra desertores, cuando fueren reclamados por los cónsules ó vice-cónsules respectivos.
Dice en efecto “Dom Pernetty” en la Historia de su viaje a las Malvinas (1763 – 1764) que en Montevideo se encuentran pocos jardines cultivados y agrega (textual): “Yo no he visto más que uno solo, bastante bien dispuesto, sin duda porque el jardinero era un inglés”… ¡Quién sabe cuántas otras buenas expresiones de civilización y cultura (y también cuántas malas) vinieron hasta el Plata y aquí se adoptaron y adaptaron traídas por “truchimans” y marineros británicos “acriollados” por su propio gusto!
Invito a los jefes y los soldados, los marineros, los aviadores, donde sea que se encuentren actualmente, a ponerse en contacto conmigo.
Sócrates: Según tú, es gobernar a los hombres que se sirven de otros hombres. Alcibíades: Así lo entiendo. Sócrates: ¿Es gobernar a los contramaestres que se sirven de los marineros? Alcibíades: No.
Sócrates: ¿Y qué arte es ese que enseña a mandarlos? Si te preguntase, cuál es el arte que enseña a mandar a todos los marineros de un mismo buque, ¿qué me responderías?
Y aún se podían distinguir apenas Los altos y movibles masteleros Por cima y en redor de sus almenas, Y en alas de las ráfagas serenas La voz de los cansados marineros.
¿Cómo es la cosa? CAPITAN: Bien, habla con los marineros: o se dan prisa, o encallaremos, así que hay que darse prisa, rápido. (Sale) (Entran los marineros) CONTRAMAESTRE: Atención, mís hombres, ánimo, ¡ánimo mis hombres!