marioneta

(redireccionado de marionetas)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • nombre

Sinónimos para marioneta

títere

Sinónimos

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Y quedaban asombrados al des-cubrir cómo un solo hombre como Oniox había sido capaz de manejar a tantas marionetas que parecían de los antiguos humanos.
Y tus creaciones perdurarán la labor; tu labor de amor, la única labor para construir la serenidad cósmica de todos los vuelos. Y Oniox sonreía patriarcalmente. Confiaba en las marionetas. Las reacciones esperadas se veían cercanas.
A veces las llevaba a caminar por el mi-niplaneta y las marionetas lo seguían con gusto. Ya ni parecían títeres; a punto estaban de ser lo que Oniox aguardaba: Neohumanos.
Y con mayor entusiasmo que nunca, Oniox se revolvía en su propio gusto al observar las reac-ciones de algunas marionetas que demostraban un aprendizaje total de los conocimientos que les comunicaba.
Y recostándose en su lecho de rubíes, Oniox cerró los ojos pensando en todas sus marionetas y en Nadiel, el futuro gran primer neohumano que él había construido.
Ahora él comenzaba a dominarlos y era la ocasión para escapar de las garras de Oniox. Las marionetas coincidieron entusiasmadas con los proyectos de Nadiel.
Él, sí que los conduciría a la salvación. Cuando Oniox supo que sus marionetas se habían rebelado, se estremeció. Aquel momento había llegado mucho antes de lo que él espera-ba.
No destruyan lo que hemos logrado juntos para construir la neohumanidad Mas las marionetas, metidas en la nave que Na-diel había armado, no le hacían caso y se pre-paraban para el despegue.
Cons-truiría nuevas marionetas y tal vez, en algún si-glo, haciéndose por fin su voluntad, trascendería su propuesta labor de amor.
En breve movimiento las marionetas se habían ido rumbo al esplendor de una falsa estrella verde hacia donde Nadiel dirigía la nave con el gusto de todos los títeres humanizados que lo aclamaban serviles y hacían ahora sólo lo que él quería.
El mundo con un canto de sirenas, Extiende hechizos diáfanos, Para hacer de los actores marionetas, Tifones envia con encanto; No les hagas ningun caso, Tú, como puedas, escapa Sigue el camino que has pensado Si te tientan, si te llaman.
Los que tenían empleo y temían perderlo, y los que no lo tenían pero esperaban conseguirlo, se convirtieron, a través del miedo y la esperanza, en meras marionetas en manos de la clase empleadora y amoldaban sus votos a su deseo.