martillar

(redireccionado de martilla)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con martilla: martillar, martillo, olingo
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • verbo

Sinónimos para martillar

amartillar

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
De acuerdo con Martilla constituye una forma grande del género Peloneustes, y según Knutsen (2012) no hay razón para clasificarlo dentro del género Pliosaurus.
Se distribuye en América Central, desde Nicaragua hasta el occidente de Panamá. A lo largo de su rango recibe diferentes nombres: chosna, pericote, cuataquil, cuchumbi, lingo, martilla, olingo de occidente.
Agregó que le «gustaba el momento en que Hans Moleman es atropellado por el coche de Homer y martilla frenéticamente el botón "No me gusta" cuando navega por el aire».
En posibles conversaciones buscando la conveniencia de establecer una nueva parroquia (forma de crear legalmente un pueblo tradicionalmente en Colombia), muy seguramente se reunieron varias veces exponiendo sus argumentos, que fueron apoyados por el cura Eloy Valenzuela, párroco de Bucaramanga (antiguo miembro y secretario de la expedición botánica) y que junto a los curas-abogados Juan Agustín de la Parra como párroco de Matanza, del Doctor Juan Agustín de los Reyes como párroco de Cácota de Sorata y del Doctor Pedro de Uribe Martilla de los Ríos, cura párroco de Piedecuesta, veían también en este proyecto la creación de un punto de convergencia para el comercio de harinas del valle del río Suratá, de tabaco y aguardiente de Piedecuesta.
Recibe otros nombres comunes, como perro de monte, cuchumbí, cusumbí, mico león, cuchicuchi, huasa, martucha, martilla, mono michi, cusumbo (en Ecuador) o mono nocturno (en Bolivia) En comparación con su pariente cercano, el mapache, el kinkajú tiene una cola particularmente larga, la cual utiliza para asegurarse mientras trepa.
Personajes con rostros solemnes, en posición semiacuclillada y manos sobre las rodillas, que portan máscaras con rostros de animales (martilla, cocodrilo), e incluso humanos que se transforman en animales, representan chamanes y curanderos en actos de contemplación, meditación o realizando rituales mágicos.
Se pueden encontrar otras especies como el venado, el mono congo, el mono colorado, el puerco espín, la guatuza, el tepezcuintle, el pizote, el mapachín, la martilla, el zorro hediondo, el zorrillo, el coyote, el zorro pelón, el cusuco, el oso colmenero, el tigrillo, el león breñero y el puma.
En un intento de montar la tienda, dos veces Filini martilla el dedo de Fantozzi, obligándolo a alejarse por más de un kilómetro y da un grito increíblemente alto (como el aullar de un lobo) y terminan intentando pescar torpemente, despertando la risa de los turistas que procedían de Alemania.
Entre las especies presentes de mamíferos se encuentran el coyote, el cusuco, el saíno, los monos congo y cara blanca, el manigordo, el puma, el tepezcuintle, el venado, el tigrillo, el león breñero, el tolomuco, la martilla, el caucel, el mapachín y el pizote.
Los mamíferos que se encuentran aquí son el manigordo, el venado, el tigrillo, el mapachín, el ostoche, la comadreja, el tepezcuintle, el zorro pelón, el mono congo, el mono carablanca -muy dóciles y fáciles de fotografiar-, el caucel, el saíno, el coyote, el pizote, la martilla, el tolomuco, la guatusa, el zorro hediondo y el armadillo.
Al principio la cantidad de trabajadores era ínfima, el mismo estaba compuesto por: Edmundo García (Mundo), Celestino Álvarez (Martilla) y Tomás Pino López (Macho), más tarde se le une Ernesto Medialdea, productor y locutor de Santiago de Cuba, todos realizaban las funciones de locutores y operadores de audio.
Transcurrido un tiempo, la parte de las acciones que le correspondían a Pedro Concepción, fueron cedidas por este a Celestino Álvarez (Martilla) asiduo colaborador, decidiéndose ponerle un nombre "Radio Propaganda Comercial" (RPC), ubicándose los mismos en los bajos del Teatro Martí, hasta alrededor del año 1944, que el dueño del teatro Juan Muños decide comprar un equipo de audio, teniendo que abandonar el local y ubicarse en un sitio que nunca ha sido olvidado por los que peinan canas en nuestro pueblo, en la marquesina del quiosco del parque Serafín Sánchez.