martirizar

(redireccionado de martirizadas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para martirizar

Ejemplos ?
A los siete años su madre le llamaba ya "demonio en pantalón corto" y anduvo huido tres días de casa. En su autobiografía escribió: "El recuerdo principal que guardo de mi infancia es el de unas nalgas martirizadas".
Desde 1521 en que recibe del Emperador en Colonia su primer regalo (cuatro cabezas de vírgenes martirizadas con su correspondiente cédula de autenticidad, que pasarían a la Sacra Capilla del Salvador de Úbeda), Francisco de los Cobos, debido a su cargo, recibirá numerosísimos obsequios que, unidos a sus adquisiciones, conformarán una impresionante colección artística.
El cristianismo llegó pronto a la ciudad y en el siglo III fueron martirizadas las hermanas Santas Justa y Rufina (unas de las actuales patronas de la ciudad), según la leyenda, por no querer adorar a Astarté.
Sin duda no se ha querido representar nunca, en las artes plásticas, el sufrimiento psíquico de las mujeres que fueron, realmente, tan martirizadas como los hombres.
El cristianismo llegó pronto a la ciudad y en el siglo III fueron martirizadas las hermanas Santas Justa y Rufina (unas de las actuales patronas la ciudad), según la leyenda, por no querer adorar a Astarté.
Habrían evangelizado en Cartago y en Roma, donde fueron martirizadas en las persecuciones de Nerón, tras haber convertido a Domnina, una de las hijas del emperador y a cien de sus sirvientes.
Las hermanas Justa y Rufina, nacidas en la ciudad en el año 268 y 270 respectivamente, fueron martirizadas en el año 287 por negarse a participar en una fiesta pagana en honor a Venus.
Pienso en particular en los mártires y las mártires de los primeros siglos, como la joven Santa Úrsula y sus compañeras que, según la tradición, fueron martirizadas bajo Diocleciano.
Una vez muerto fue enterrado cristianamente en el mismo lugar por dos discípulas suyas Juliana y Semproniana, que por este hecho también fueron martirizadas y muertas.
Teodora y Didyme († 304), martirizadas en Alejandría bajo Diocleciano, con fiesta el 5 de abril y el 28 de abril en Occidente y el 27 de mayo en Oriente.
Se calificaron los Apocalipsis de "Evangelios de la Esperanza", ya que anuncian a poblaciones martirizadas que el mal histórico consigue una felicidad eterna.
Una joven fue cruelmente torturada y luego quemada en una caldera de brea ardiente con su madre. Perpetua y Felicidad fueron martirizadas durante este tiempo, al igual que muchos estudiantes de Orígenes de Alejandría.
Se trata de una escena religiosa: Santa Serapia era sirviente de Santa Sabina, una romana de alcurnia, a la que convirtió al cristianismo, hecho por el que fueron martirizadas durante el reinado de Adriano.
Perseguidas y amenazadas, las jóvenes se vieron obligadas a huir a diferentes lugares, siendo finalmente todas ellas martirizadas.
Es curioso que se conserva una leyenda en la que se dice que el mismo día y fecha son martirizadas también en Ledesma, en el Convento de San Salvador -según la leyenda, fundación goda- dos religiosas, Julia y Vigasta, convertidas según la tradición en santas mártires, pero de las que se conservan escasas referencias tras el abandono de la comunidad benedictina del Convento de San Salvador de Ledesma.
Los frescos en los arcos representan los mártires masculinos santos Pancracio, Celso, Vito y Agapito, mientras que las pilastras representan a santas martirizadas Cristina, Margarita, Anastasia, Cecilia, Lucía y Ágata.
Al cabo de seis años, en ausencia de Dionisio, una revuelta popular expulsó a la guarnición y la viuda y las hijas del tirano fueron martirizadas.