matrona

(redireccionado de matronas)
También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • all

Sinónimos para matrona

comadre

Ejemplos ?
La escuadra del iracundo Aquiles dilatará la ruina de Ilión y las matronas frigias; mas pasados ciertos años, el fuego de los aqueos abrasará las casas de Troya.» XVI A SU AMIGA (PALINODIA) ¡Oh, de hermosa madre, hija más hermosa todavía!, destruye como te plazca mis versos ofensivos, arrojándolos a las llamas o a las ondas del Adriático.
No es posible que un senador romano, perseverando en el sano juicio con que prohibió se edificase un teatro en una ciudad poblada de gente valerosa, gustara que se diese culto a su madre en tales términos, que, contada entre las diosas, la aplacaron con ceremonias tales, que estando solamente en la clase de las matronas le ofenderían.
A ésta también los fenicios ofrecían sus oblaciones, resultantes de la torpe ganancia que hacían sus hijas con sus cuerpos antes que las diesen en matrimonio a sus maridos. ¿Cuál de estas matronas es la de Vulcano?
¡Oh!, ¡cuál mudaste ante los ojos míos la palidez de las matronas indas, haciendo arder sus rostros amarillos la llama que en sus ánimos prendiste!
Se imaginaron que le traían muerto; cuando comprendieron que vivía, le metieron rápidamente en la cama; un jurado de matronas de la vecindad se reunió para determinar cómo había de curársele.
Así debía repelerse el hechizo de los campos, a fin de que la matrona se viera obligada a hacer en público lo que ni la meretriz, si fueran espectadoras las matronas, debió permitirse en las tablas.
De la Fortuna femenil Tanto poder atribuyen a esta diosa que llaman Fortuna, que la estatua que la dedicaron las matronas y se llamó Fortuna femenil refieren que habló y dijo, no una vez, sino dos, que legítimamente la habían dedicado las matronas, de lo cual, dado que sea verdad, no hay por qué maravillarnos: porque el engañarnos de este modo no es difícil a los malignos espíritus, cuyas cautelas debieran éstos advertir mucho mejor por este ejemplar, viendo que, habló una diosa que socorre por acaso y no por méritos, supuesto que vino a ser la fortuna parlera y la felicidad muda, ¿y con qué objeto, sino para que los hombres no cuidasen de vivir bien, habiendo ganado para sí la Fortuna que los puede hace?
No se engendró en tu seno quien, si en el mar, do boga, de la codicia y la ambición, se anega, a las turbadas olas la honra, cual carga peligrosa, entrega. No nació de matronas españolas esa prole pigmea que en torno a la tribuna del sofista ebria le aplaude o gárrula vocea.
Volveremos a extasiarnos y a dormimos, y cruzarán por esos aires a media noche, al son de los chirriones de la limpieza, tantas ninfas, tantas matronas alegóricas, tanta hermosa visión, desprendida del Olimpo a nuestras guardillas para mandarnos escribir cantos heroicos y romanzones, que será una confusión.
Esto lo comprenden muy bien los ministros del Señor, y sonríen maliciosamente cuando sus enemigos se lanzan a fulminar rayos contra la Religión, mientras las seráficas matronas corren a engrosar el dinero de San Pedro y suscribir los manifiestos de la Unión Católica.
En la populosa ciudad reina el silencio y el espanto, la desolación y la muerte. Las matronas tebanas discurren por los templos, y con votos y plegarias cansan a los dioses.
Sin saber cómo, caí y ya no pude incorporarme, entonces las horrendas matronas me agarraron de los brazos y me arrastraron entre carcajadas pavorosas hasta otro enorme salón iluminado con grandes antorchas.