mecer

(redireccionado de mecían)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con mecían: ermitaño, hurgarse
  • verbo

Sinónimos para mecer

agitar

Antónimos

Ejemplos ?
En uno de los corredores, dos hombres se mecían en sus hamacas y uno de ellos concluía de esta manera el relato que le hiciera al otro: —Yo lo que hice fue arrimarle la lanza.
El segundo hijo de Nahum, Thaddeus, un muchacho de quince años, juraba que los árboles se mecían también cuando no hacía viento; pero ni siquiera los más charlatanes prestaron crédito a esto.
Un murmullo sordísono resonaba a lo lejos y las marinas aves, nuncias de la tempestad, se mecían con vuelo oblicuo en las nubes o arrastraban sus alas por las concavidades y las crestas espumosas de la onda.
Al entrar en la campiña, el muchacho observó que todas las flores se abrían frescas y hermosas bajo los rayos tibios del sol, y que se mecían al impulso de la brisa, como diciendo: «¡Bienvenido a nuestros dominios!
No se mostraba aún el sol, cuando salió María de su aposento y comenzó a pasearse por los jardines, cuyas flores recién engalanadas con el rocío, se mecían sobre las ramas al soplo de los aires frescos.
¿Por qué me repugna cuando está cerca? Unas sombras se mecían ante la vidriera amarilla de los telegrafistas. –¿Matarlo o no matarlo?
Vamos a los infiernos.» Dicho y hecho: Clavándole las uñas en el pecho Se lo llevó como una paja leve Que al impulso del céfiro se mueve, Cayó fuego del cielo en la abadía Que con llama voraz la consumía: Hacinados quedaron sus escombros Sirviendo de pavores y de asombros Y demonios nocturnos se notaban Que en torno se mecían y bailaban.
Las ramas de los árboles se mecían de uno a otro lado, y exclamamos todos: "Moraremos seguros en el desierto y dormiremos en los bosques".
"...Cuando entramos al Jardín, eran nuestros piececitos, delicados, chiquititos; no podíamos correr.(…) Las maestras, cariñosas, en sus brazos nos mecían; si jugar también querían nos cantaban arrorró..." Enriqueta Compte y Riqué.
El meceor era un artilugio organizado con cinco palos, sogas de esparto y una tabla de tablear, con el que los mozos mecían a las mozuelas.
En dicha Plaza, los dos Cruxificados de las corporaciones se 'mecían' uno en frente del otro durante minutos, incluso algún año horas.