mecer

(redireccionado de mecido)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para mecer

agitar

Antónimos

Ejemplos ?
El ruido rápido, nervioso, de la sierrecilla, algo molestaba al Quin al principio; pero se acostumbró a él, y llegó a dormir grandes siestas mecido por aquel ritmo del trabajo.
Si afectos profundos Traducir pueden palabras, Por los ámbitos queridos Llevad, -¡brisas perfumadas, Que habéis mecido mi cuna Entre plátanos y palmas!- Llevad los tiernos saludos Que a Cuba mi amor consagra.
¡Ha muerto! cuando apenas su frente levantaba mecido por los sueños de paz y de virtud; ¡ha muerto! y a ese pueblo que tanto le adoraba le ofrece un bello ejemplo su tierna juventud.
Yo, joven nacido con alma de fuego, levanto a los cielos mi férvido ruego mecido en las alas de un sueño de amor; y ahogando un instante mi ardiente suspiro, repita mi acento con trémulo giro: "¡Del pueblo de Mayo seré trovador!" ::: Se agitan, cual las olas de un mar embravecido, del mundo las naciones, en débil pedestal; ya tiembla su cimiento mil veces carcomido, va rompe sus murallas furioso vendaval.
Cual frondoso olivo que, plantado por el labrador en un lugar solitario donde abunda el agua, crece hermoso, es mecido por vientos de toda clase y se cubre de blancas flores; y viniendo de repente el huracán, lo arranca de la tierra y lo tiende en el suelo; así Menelao Atrida dio muerte a Euforbo, hijo de Panto y hábil lancero, y en seguida comenzó a quitarle la armadura.
Ya más alto que el grande que altivo con sus plantas hollara la ley al verdugo los pueblos miraron, y mecido en los hombros de un rey: y en él se hartó, embriagado de gozo aquel día cuando espiró; y su alegría su esposa y sus hijos pudieron notar, que en vez de la densa tiniebla de horror, miraron la risa su labio amargar, lanzando sus ojos fatal resplandor.
Una fragancia infinitesimal, exquisitamente elegida, a la que se mezcla una ligerísima humedad, navega en esta atmósfera, donde el adormilado espíritu es mecido por sensaciones de invernadero.
Vanka echó su preciosa epístola en el buzón más próximo... Una hora después dormía, mecido por dulces esperanzas. Vio en sueños la cálida estufa aldeana.
¡Sobre aquel cojín purpúreo que ella gustaba de usar, y ya no usará nunca más!. Luego el aire se hizo denso, como si ardiera un incienso mecido por serafines de leve andar musical.
A esta hora comenzaban a dormir todos los amigos del Casino; pero él, en vez de meterse en la cama, había cambiado de traje y se dirigía a la Florida, mecido por el dulce vaivén de su elegante carruaje.
Quedeme solo meditando en mi aventura; bendiciendo el terrible incidente que me proporcionó el encuentro con aquella amable criatura que en tan cortos momentos de plática habíame concedido la preciosa intimidad de su trato, y la promesa de esa triunfante presentación, que debía concitar la envidia de sus amigos, es decir, de los jóvenes más nobles y elegantes de la nobleza limeña. Mecido por estas lisonjeras reflexiones, olvidaba el tiempo cuyas horas marcaba inútilmente a mi oído un reloj colocado delante de mí en una columna de alabastro.
19 Después tomará el sacerdote la espaldilla cocida del carnero, y una torta sin levadura del canastillo, y una hojaldre sin levadura, y pondrálas sobre las manos del Nazareo, después que fuere raído su nazareato: 20 Y el sacerdote mecerá aquello, ofrenda agitada delante de Jehová; lo cual será cosa santa del sacerdote, á más del pecho mecido y de la espaldilla separada: y después podrá beber vino el Nazareo.