meditar

(redireccionado de medita)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para meditar

pensar

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
Antes de entrar medita reposado en que te invaden para muerte cierta, y pues todos conspiran á engaflarte, mira en cada torero un Bonaparte.
Todo al fin en el conde está mostrando que grave asunto con afán medita, y se ve que su bárbara sentencia es el peso que abruma su conciencia.
Con la frente grave bajo su turbante verde, el ex ladrón de elefantes medita, envuelto en las nubes de polvo que levanta el ganado al entrar.
ran aún los agitados días En que mi juventud abandonada Adivinó tal vez horas impías Entre el crespón de la insondable nada; Cuando con ojo avaro y penetrante, Aun no poeta, el porvenir medita El niño, y ve pasarlo por delante Árida nada que su sed irrita; Cuando el nombre del niño no es un nombre, Cuando la idea informe no es idea, Y en el alma del niño nace el hombre Que idea y nombre se conquista y crea; Entonces, de la vida en el vacío, Soñé un bello fantasma que rodaba: Gota brillante y fresca de rocío En flor que brota entre pajiza lava.
Un punto blanco sobre el agua muda, sobre aquella agua de esplendor desnuda, se ve brillar en el confín lejano: es una garza inconsolable, viuda, que emerge como un lirio del pantano. Entre aquella agua, y en lo más distante, esa ave taciturna ¿en qué medita?
El deleite de la creación. El que no medita la Gaya y no la ejecuta, sólo se queda en gallo de vulgar y efímero corral. Recuerdo cuando Leonardo me leía versos del primer trovador conocido, Guillaume de Poitiers, un poeta del 1100, y los de otros, cuya regla era ser gozosos, alegres, gais.
Ni en desgracia ni en ventura cupo en mi lenguaje dolo: este corazón es sólo para Isabel de Segura. ZULIMA. Medita, y concederás al tiempo lo que reclama.
Ricos objetos relucen reposada y desdeñosamente en la penumbra de la pieza. Sentado en la mesa amplia y augusta, convenientemente cubierta de tomos y papeles, el doctor X medita.
La pulsa atento, examina la respiración molesta, dice un obscuro aforismo, arrugando frente y cejas, y con la faz angustiada y con azogada diestra, después que un rato medita, docto escribe una receta.
A la mitad de la noche despiértate, levántate, póstrate con tus codos y tus rodillas, medita un poco, levanta luego tu cuello y tus hombros e invócalo: TEOTLIPALNEMOHUANI, estoy contigo en TLOQUE-NAHUAQUE: Energía creadora por la cual todos vivimos, fortalece la solidaridad de mi pueblo.
Disuelto el vasto cuerpo de la monarquía, preso y destronado su Rey, subyugada la metrópoli, adoptando nuevas formas de gobierno las más fuertes de sus provincias, estando algunas en combustión, otras en incertidumbre de su suerte, el pueblo de Chile, conservando inalterable su amor al rey, concentra sus luces, calcula sus fuerzas; y reconociéndose bastante poderoso para resistir a todos sus enemigos, y con suficiente prudencia para adoptar medidas oportunas, medita, delibera y resuelve, en fin, qué deba hacer, cómo haya de comportarse en época tan difícil.
Esos hombres, que prefieren todo género de sacrificios al benéfico comercio que se medita, se manifestarán insensibles a las consideraciones que ahora tanto realzan, cuando se les pida la prueba de su celo en una subscripción; el egoísmo que ahora los hace prorrumpir en tantos clamores, producirá entonces un profundo silencio, y V.