meditar

(redireccionado de meditaba)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para meditar

pensar

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
Siguiéronle doce hijos valientes de troyanos ilustres, a quienes mató con el bronce, pues el héroe meditaba en su corazón acciones crueles.
No se le ocultó a Adamante Asiada lo que Antíloco meditaba en medio de la turba; y acercándosele, le dio con el agudo bronce un bote con el escudo.
Aquiles se acostaba para que no se le enfriasen los pies al calentársele la cabeza; y sentado en el lecho, que parecía sepultura, meditaba gran parte de la noche, primero acompañado de la mísera luz del velón, después de las doce a oscuras; porque la patrona le había dicho que aquel gasto de aceite iba fuera de la cuenta del pupilaje.
Los suspiros eran de bomba real allá en la noche, cuando Aquiles meditaba o leía, y la viuda, que dormía pared por medio, velaba distraída en amorosas cavilaciones.
Obedeciendo pues, al mandato, y sabiendo que dos humanos creadores, como en los soles anteriores, debían ser salvados, se presentó ante una pareja que meditaba ante Huehueteotl.
Las demás deidades y los hombres que combaten en carros durmieron toda la noche, vencidos del dulce sueño; pero éste no se apoderó del benéfico Hermes, que meditaba cómo sacaría del recinto de las naves a Príamo sin que lo advirtiesen los sagrados guardianes de las puertas.
Pensaba en esto y me preocupaba lo que sería de mi maleta (que Barkis había dejado en el suelo del patio, marchándose después con su carro), y también meditaba en mi suerte futura cuando por una ventana en la que había colgadas aves y algunos embutidos se asomó una señora y dijo: -¿Es ese el viajero procedente de Bloonderstone?
Yo no me atrevía a coger algún libro divertido, y meditaba sobre algún indigesto tratado de aritmética, en el que las tablas de pesos y medidas se transformaban en canciones como Rule Britannia o Away Malancholy, y las lecciones se negaban a dejarse estudiar, y todo pasaba a través de mi desdichada cabeza, entrándome por un oído y saliéndome por otro.
«¡La lógica hecha una madeja enredada y untada de pólvora, para servir de mecha a una explosión social!...». Así meditaba. -¡Que muera!
Bramaba en torno la tormenta fiera y yo sentado en la agitada popa del náufrago bajel, triste y sombrío, los torvos ojos en el mar fijando, meditaba de Cuba en el destino, y en sus tiranos viles, y gemía, y de rubor y cólera temblaba, mientras el viento en derredor rugía, y mis sueltos cabellos agitaba.
-Estoy viendo un rostro que me recuerda por su parecido al que he visto frente a mí -interrumpió míster Peggotty, con mirada firme y brillante- en mi casa, al lado de mi fuego, en mi barco, en todas partes, con sonrisa de amigo, en el momento en que meditaba una traición tan negra, que casi me vuelvo loco cuando lo recuerdo.
Quatro años habían pasado desde que empezaron sus descubrimientos sin que Soto pudiese executar el plan que meditaba; porque el exército desabrido de no encontrar aquellas riquezas que con tanta ansia venia buscando, se prestaba poco á sus intenciones, y en vez de formar colonias, solo aspiraba á enriquecerse y á llenarse de oro.