meditar

(redireccionado de meditaban)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para meditar

pensar

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
La víspera por la noche, Miguel y sus compañeros, que eran en su mayor parte soldados, se hallaban reunidos en la habitación más elevada de un castillo. Algunos escribían a sus familias y sus novias, otros meditaban tristemente: los menos, dormían.
Un caballo tirando de un carro de hermosas ruedas difícilmente hubiera entrado en el foso y los peones meditaban si podrían realizarlo.
Los seres humanos somos, meditaban nuestros antiguos abuelos, como esa energía, creadores, y por eso nos distinguimos de las cosas, de los vegetales y de las bestias.
Cuando lo meditaban seriamente los vecinos de la inmortal villa, se indignaban contra las ruinas y juraban decírselas frescas cuando se presentase la ocasión, porque así como así, aun cuando las ruinas no pedían un miserable ochavo a los ricos del pueblo, se irritaban de ver al uno sin querer aceptar nada de nadie, mientras todos sabían que andaba con el vientre flojo como pellejo vacío; a la otra haciéndose todavía la gran señora, cuando ya ni restos le quedaban de sus antiguos fueros, y al buen don Braulio queriendo derrochar todavía los bienes del prójimo, cuando no tenía en dónde caerse muerto.
Su ejemplo incesante de concentración lo percibían hasta los niños. Y todos meditaban también para ayudar a su señor en la claridad de sus resoluciones.
Avivó y fomentó la guerra de Navarra, puso en seguridad el Estado contra las turbulencias que meditaban los descontentos, arrancó á la rapacidad de los malos administradores los caudales que habian usurpado al público, cercenó todos los gastos y empleos superfluos, y con esta sabia economía satisfizo las deudas del Estado, y creó muchos establecimientos útiles.
La invasión de este terreno fue un cruel disgusto para los clérigos que iban allí a divertirse ruidosamente, y para los abogados, que meditaban en él sus alegatos: ¡era un paseo tan verde y tan florido al salir de la infecta audiencia del Palacio...!
Se instaló este cuerpo en medio de la exaltación de los partidos; y por lo mismo se disolvió, sin que los miembros que le componían hubiesen podido acordarse en las reformas que meditaban.
En fin, ¿cómo ha de ser?- Ya sabes; ahora mismo te llevas el otro frasco. Y no hablaron más en todo el camino. La brisa les despejaba la cabeza y los viejos meditaban. Abel tembló.
Aparecían AHUIANIMES, mujeres muy hermosas que iban directo a las casas de la creación y distraían con sus bellezas alegradoras a los sabios que allí meditaban.
11 Mis amigos y mis compañeros se quitaron de delante de mi plaga; Y mis cercanos se pusieron lejos. 12 Y los que buscaban mi alma armaron lazos; Y los que procuraban mi mal hablaban iniquidades, Y meditaban fraudes todo el día.
Cuando la efervescencia hubo pasado comieron. Se habló poco. Meditaban. Se retiraron pronto las señoras, y los caballeros organizaron una partida de encarte, invitando a Follenvie con el propósito de sondearle con habilidad en averiguación de los recursos más convenientes para vencer la obstinada insistencia del prusiano.
En los consejos de dicha Lojia se convino en que la permanencia de un caudillo tan prestijioso como Rodríguez en el pais, al frente del ejército y del gobierno, era peligrosa para los planes preconcebidos que se meditaban contra el jeneral don José Miguel Carrera, del cual era su mas fiel y entusiasta amigo.
“De llegar a decidirlo,” meditaban, “serían capaces de paralizar todas las actividades de intercomunicaciones, de producción, de investigación, ya que su influencia en las demás máquinas se hace cada vez más in-tensa.” Y la risa contemplativa de antaño se iba tornando ceño fruncido.
Sotimo, uno de sus asistentes personales, le preguntó por qué dudaba en un momento tan crítico y llamó su atención sobre los sospechosos movimientos de los refugiados lucanos que, evidentemente, meditaban su traición.
Hasta la víspera del ataque que los realistas meditaban contra Yumbel, este pueblo estuvo fuertemente guarnecido por la división con que el comandante Díaz había venido a encerrar a aquellos por su retaguardia, cuando atrevidamente se adelantaron sobre Chillan en los primeros días de noviembre.
Algunos estudios científicos acerca de la meditación zen registraron diferencias significativas entre el funcionamiento del sistema nervioso y cerebral de personas que meditaban regularmente y el de las que no.
Él mismo comenta que algunos hermanos le habían suplicado frecuentemente que les escribiera en forma argumentativa racional lo referente a los misterios que a diario meditaban sin recurrir, para ellos, a la autoridad de la Sagrada Escritura.
Asegurando Túpac Yupanqui con esta medida, se puso en camino para la provincia del Azuay; pero antes de entrar en ella personalmente, hizo que se adelantara el jefe de su mayor confianza, para que le dispusiera alojamiento digno de su persona, y también para que sondeara el ánimo de los Cañaris y descubriera si meditaban alguna traición.