meditación

(redireccionado de meditaciones)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con meditaciones: reflexiones
  • sustantivo

Sinónimos para meditación

Ejemplos ?
No es de extrañar, por lo tanto, que en sus piadosas meditaciones acostumbrase referir a Cristo cuanto se lee en el sagrado texto: «Yo, cuando leo el Evangelio y veo allí los testimonios sacados de la ley y de los profetas, considero sólo a Cristo; si he visto a Moisés y a los profetas, ha sido para entender lo que me decían de Cristo.
El viejo marido, observando la perpetua melancolía de su esposa, a su vez se mostraba hosco y gruñón; los criados desempeñaban sus quehaceres de mal talante, recelosos; nunca llamaba a la puerta una visita; nunca se le ofrecía a Romana ningún honesto esparcimiento: a misa los domingos y fiestas de guardar; a «dar una vuelta» por Recoletos cuando hacía bueno, y el resto del tiempo sepultada en su butaca, peleándose con una eterna labor de gancho, una colcha, que no se acababa porque a la labrandera no le interesaba que se acabase, y en lugar de mover los dedos, dejaba el hilo y las tiras sobre el regazo y se entregaba a una de esas meditaciones sin objeto, fatigosas como caminar sobre guijarros, entre polvo.
Huyendo de los inconvenientes de su trato, me aislé en tu casa y busqué la soledad fuera de ella: ya has visto lo poco que adelanté con esta medida. Las ruines cavilaciones de tus convecinos me han perseguido hasta en mis solitarias meditaciones.
Pero Jacques no era uno de esos espíritus fríos, estériles para la acción, que viven metidos en la especulación pura, sin prestar oído a los ruidos del mundo, y sin apartar su pensamiento del problema, como Kant, en su cueva de Koenisberg, levantando un momento la cabeza para ver la caída de la Bastilla, y volviéndola a hundir en la profundidad de sus meditaciones, como el fakir hindú que, perdido en la contemplación de Brahma y susurrando su eterno e inefable monosílabo, ignora si son los Tártaros o los Mongoles, Tamerlán o Clive, los que pasan como un huracán sobre las llanuras regadas por el río sagrado.
La señá Nicolasa se mordió los labios, hizo una ligera mueca, no se sabe si de satisfacción o de despecho, y calló durante largo rato, como sumida en profundas meditaciones.
Frente de aquella capilla de esmaltes y filigranas, que del Zancarrón el vulgo, y todo Córdoba llama, a una columna de jaspe al cabo apoya la espalda, y en hondas meditaciones sueña, delira, se extasía.
Me es imposible seguir. Una arpía, turbando mis meditaciones, me ha metido catorce nueces en el buche. Catorce nueces con cáscaras y todo.
Corramos, Señor, un velo a meditaciones que anegan el corazón en amargura, reduzcámonos a nuestra cuestión, y fijándonos en los precisos términos con que debe proponerse, preguntemos a los enemigos del benéfico sistema: ¿será justo que se envilezcan y pierdan nuestros preciosos frutos, porque los desgraciados pueblos de España no pueden consumirlos?
¡Qué pueblo de pecadores trascendentales el que acierte a poner el gorro de cascabeles en la amarilla calavera que llenaba de meditaciones sombrías el alma de los viejos ermitaños!
Así que TEZCATLIPOCA siguió ejerciendo sus influencias. Y el señor TECPANCALTZIN se esclavizó tan rotundamente a sus sentidos que se olvidó de meditaciones, de estudio y creación.
NOTA: La autoridad de tan graves historiadores como Velasco y González Suárez nos ha hecho recapacitar y, tras largas meditaciones, podemos decir que existe la posibilidad de que Mercadillo, poco antes de su muerte, haya sido quien envió al Capitán Salvador Román a poblar Zaruma, con el grado de Cabo Principal de la Fundación.
La ausencia de pantanos hace que la plaga de los mosquitos casi no exista; es por esta razón, que las enfermedades palúdicas sean muy reducidas. AGRICULTURA Por ser una parroquia propiamente agrícola, todas las miradas y meditaciones están dirigidas hacia la tierra.