melindroso


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con melindroso: acomodaticio, melindre, traductor
  • sustantivo

Sinónimos para melindroso

Ejemplos ?
Entertainment Weekly le concedió al álbum una valoración de A (máxima); el crítico David Browne alabó la ambición de la banda y dijo que "Mellon Collie and the Infinite Sadness es más que un mero trabajo de un melindroso y torturado obsesivo.
La dictadura científica de Andrés se pasaba por alto, los criados le consideraban un loco, ya que Andrés al decirle a una criada que abriese las ventanas para que matasen a los gérmenes, que Andrés lo explicó como moscas que existen pero que no se ven. Luisito se iba poniendo más exigente y melindroso y no quería tomar el sol.
Acto de reconocimiento de los quintos. Matahogazo. Se dice de la persona que trabaja hasta el cansancio y la fatiga. Melindroso. Miedoso.
Con sapientísima oportunidad salaba y ponía el fierro a aquel ganado, cuyo idioma parecía conocer, y a quien hacía los más expresivos reclamos, bien fuese colectiva o individualmente, ya con bramido bronco igual que una vaca, si era a res mayor, ahora melindroso, si se trataba de parvulillos; y siempre con el nombre de pila, sin que la "Chapola" se le confundiese con la "Cachipanda", ni el "Careperro" con el "Mancoreto".
La venganza de un campanero Es probable que a Escoiquiz no se le pasara tan aína el escozor de los ramalazos, pues juró en sus adentros vengarse del melindroso virrey que tanta importancia diera a repique más o menos.
A fuer de rico, dedicose a pasarlo regalado y ocioso, y presto se hizo muy melindroso y exigente, poniendo a todo defectos y reparos, llamando bazofia a los platos exquisitos, y trapos a la holanda y al velludo.
Cuando el lobo persigue al pato, Pedro lo salva agarrándolo y metiéndose en casa, dejando fuera al gato con el lobo. Entonces el lobo que no es muy melindroso se come al gato.
Allí se estableció en el convento de San Cayetano, para el que hizo numerosas pinturas conservadas algunas en la iglesia del propio convento y otras en el Museo de Bellas Artes de Córdoba, en su mayor parte copiadas de estampas, «en que no era muy melindroso» según afirmaba Palomino.
Archivo:H_Hoffmann_Struwwel_13.jpg Archivo:H_Hoffmann_Struwwel_14.jpg Archivo:H_Hoffmann_Struwwel_15.jpg Die Geschichte vom Suppen-Kaspar (La Historia de Gaspar, el Melindroso) empieza con Gaspar, un chico fuerte y saludable, pero que se rehúsa a comer los (nutritivos) platos que no son de su agrado.