menguar

(redireccionado de menguados)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con menguados: mentado
  • verbo

Sinónimos para menguar

Ejemplos ?
Así, el genio no mora entre las flores sino entre abismos de pesar profundo. La copa del festín y los amores a los menguados que deleita el mundo; ¡para el genio la hiel de los dolores!
Mientras, allá, la humanidad prosigue corriendo en su demencia furibunda, y ora sube, ora baja, ora se inunda en las amargas ondas de la mar; ora blasfema de su Dios impía, ora menguados númenes inciensa, ora lo arrasa todo, ora comienza de nuevo, arrepentida, a edificar.
En poridad fablar querría con amos.» Non lo detardan, todos tres se apartaron: «Rachel & Vidas: amos me dat las manos que non me descubrades a moros nin a christianos; por siempre vos faré rricos, que non seades menguados.
FEDRA: (Mucho llevo que temer.) Aparte MINOS: (Mucha sospecha me han dado.) Aparte LIDORO: (De celos y agravios muero.) Aparte BACO: (De cólera y celos rabio.) Aparte RACIMO: (Y yo me muero de risa, Aparte de ver tan grandes menguados.) LIDORO...
El abogado, alto y flaco, tenía por único talento sus ideas liberales y por único ingreso los productos, bastante menguados, de su bufete.
La represión gubernamental en 1907 y 1908 dañó notablemente al partido, al que privó de muchos de sus cuadros intermedios y aisló a la dirección emigrada de los menguados grupos que habían permanecido en Rusia.
Mientras el partido en Rusia sufría una profunda crisis causada por la persecución oficial, la indiferencia obrera e intelectual tras un periodo de intenso respaldo, la falta de fondos y la actividad de los infiltrados policiales que fomentaban la disolución de las células o el arresto de sus menguados miembros, Lenin se trasladó de Ginebra a París en diciembre de 1908, donde siguió con su habitual actividad como intelectual del partido: enfrascado en las disputas entre fracciones o preparando mociones para los diversos congresos.
El problema nacional de la educación pública (1902) Los menguados (Madrid, 1912), novela que contiene un mensaje de denuncia social.
Antonio Beltrán Casaña nace el 8 de marzo de 1897 en la población de Canfranc, perteneciente al partido judicial de Jaca, hoy comarca de la Jacetania, siendo hijo de Gregorio Beltrán Casajús y de Anacleta Casaña Lacué, siendo su madre descendiente de una familia con privilegios de infanzonía pero de muy menguados recursos económicos.
Y como los recursos de Brynhild eran más bien menguados, la citada trabajó tres años en una hacienda para conseguir el dinero con qué pagar un pasaje por barco a Estados Unidos, ya que siguiendo los pasos de su hermana, así ella pasó a residir en ese país en 1881, cambiando entonces su nombre por otro más americanizado, y comenzando a trabajar como doméstica.
El arranque de una oleada de movilización puede contemplarse como una respuesta colectiva a la expansión generalizada de las oportunidades políticas, en la que los costes y los riesgos de la acción colectiva son menguados y se incrementan las ganancias potenciales (Tarrow, 1991).
Arribó el 20 de agosto, para recibir de su padre el encargo de ser el albacea de sus ya menguados bienes y velar por el sustento de la madre (casi ciega) y todavía en el hogar.