mentiroso


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para mentiroso

Sinónimos para mentiroso

aranero

Sinónimos

Ejemplos ?
En bloque afamó al poblado y a su blanco ganado. No fue un mentiroso hablador, sino un amable cooperador. Los pobladores debían cuidar sus lenguas terribles y agradecerle a Blas su elogiable conducta, pues benefició a todas las lecherías de la población.
No se diría sino que Dios lo había criado para general y... para mentiroso. Acompañaba siempre á Lerzundi el teniente López, un mu- chachote bobiculto que no conoció el Brasil más que en el mapamundi, y á quien su jefe, citándole no sé qué artículo de las Ordenanzas que prohibe al inferior desmentir al superior, impuso la obligación de corroborar siempre cuanto él le pre- guntase en público.
¿He porfiado con los poderosos? ¿Teñíme la barba por no parecer viejo? ¿Fui viejo sucio y mentiroso? ¿Enamoréme con mi dinero? ¿Llamé favor el pedirme lo que tenía y el quitarme lo que no tenía?
Despreciaba y hollaba las santas deidades y, a manera de religión, simulaba mentiroso culto a un dios que ella decía ser único; indignas hipocresías para engañar a la gente.
Con todo, separó de este género, sacándole del trato común, esto es, de las investigaciones del vulgo y encerrándole dentro de las escuelas y sus paredes. Mas al otro, esto es, al primero, mentiroso y obsceno, no le apartó ni exterminó de las ciudades.
Bien considero las razones que militan para que se deba distinguir del fabuloso, supuesto que es falso, torpe e indigno; mas el querer distinguir el natural del civil, ¿qué otra cosa es, sino confesar que el mismo civil es asimismo mentiroso?
Había nacido falso, duro, imperioso, bárbaro, egoísta, tan pródigo para sus placeres como avaro cuando se trataba de ser útil, mentiroso, glotón, borracho, cobarde, sodomita, incestuoso, asesino, incendiario, ladrón, y ni una sola virtud compensaba tantos vicios.
10 Abrieron contra mí su boca; Hirieron mis mejillas con afrenta; Contra mí se juntaron todos. 11 Hame entregado Dios al mentiroso, Y en las manos de los impíos me hizo estremecer.
Considere, pues, y mire la casa de Salomón llena de mujeres e idólatras que adoraban dioses falsos, y al mismo rey, que solía ser tan sabio, seducido y engañado por ellas, abatido y sumergido en el tenebroso caos de la misma idolatría, y no se atreva a imaginar que Dios o pudo ser mentiroso en esta promesa o no pudo penetrar con su divina presciencia que Salomón y su casa habían de incurrir en este desliz.
Sea lo que fuere de este oráculo falso, lo que el mentiroso sacerdote de Apolo dice de Cristo, y lo que Porfirio creyó, o quizá lo que este mismo fingió haber dicho el sacerdote, tal vez haber pensado en ello, ya remos cuán constante es este filósofo en lo que dice, o cómo hace que concuerden entre sí los oráculos.
¡Viejo pueblo del sol y de los toros, así conserves por los siglos de los siglos, tu genio mentiroso, hiperbólico, jacaresco, y por los siglos te aduermas al son de la guitarra, consolado de tus grandes dolores, perdidas para siempre la sopa de los conventos y las Indias!
-¡Fuera, engaño de existencia! -¡Mentiroso rufián hipócrita! Y entre gritos, el hijo pétreo descendió de los espacios infinitos y como un meteoro cayó en una abrupta serranía.