migajas


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para migajas

sobras

Ejemplos ?
Sopló y apartó las migajas, y una a una se comió las pasas y los palillos, porque no le vi arrojar ninguno, ayudándolas con los mendrugos, que morados con la borra de la faldriquera, parecían mohosos, y eran tan duros de condición que, aunque él procuró enternecerlos, paseándolos por la boca una y muchas veces, no fue posible moverlos de su terquedad; todo lo cual redundó en mi provecho, porque me los arrojó, diciendo: ¡To, to!
Decía también, y con mucha razón, tal vez con mucha razón, porque no conozco los sueldos estratosféricos de los funcionarios bancarios, que un funcionario bancario de las empresas privadas ganaba más dinero que lo que es o lo que puede ser lo que gasta un municipio, el presupuesto de un municipio, y tiene mucha razón, si el gobierno federal, con su centralismo, se lleva 85 centavos de cada peso y cena opíparamente y le deja al gobierno del estado 12 centavos para arrojarle después al municipio las migajas de la segunda mesa, sí creo, señor diputado Rocha, que los funcionarios bancarios de la empresa privada ganen más que la miseria a que están sujetos los municipios de nuestro país, desgraciadamente.
El respondió: No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos. 15.27. Sí, Señor repuso ella, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. 15.28.
Un día el padre pudo proporcionarse uno que un amigo suyo, que vivía a algunas leguas de distancia, había cogido en el nido; se lo llevó a su casa, criole con tanto mimo que el pájaro hacía mil monadas, saltaba a la mesa y comía las migajas de pan que quedaban en los manteles y seguía, revoloteando, a los de la casa.
Viajaba el pastel de mano en mano y cambiaba a cada momento de bolsillo; pero, ¡ay!, iba cambiando también de volumen; y cuando, por fin, extenuados, jadeantes, ensangrentados, paráronse, en la imposibilidad de seguir, no quedaba, a decir verdad, motivo ninguno de batalla; el pedazo de pan había desaparecido y estaba desparramado en migajas, semejantes a los granos de arena con que se mezclaban.
Decir que el obrero está interesado en el rápido incremento del capital, sólo significa que cuanto más aprisa incrementa el obrero la riqueza ajena, más sabrosas migajas le caen para él, más obreros pueden encontrar empleo y ser echados al mundo, más puede crecer la masa de los esclavos sujetos al capital.
¡Cuántos odios se vislumbran en la injuria de piedades que se visten blancas farsas! ¡Cuánto erial se condena a las migajas que le arrojan las pulidas salamandras!
Debido a la inercia, a la poltronería, a la mediocridad de nuestros políticos, al desorden de nuestra administración, a la chuña de migajas y, sobre todo, a la falta de un alma que oriente y que dirija.
"Debéis recordar, señoras," prosiguió, "que los ricos, que en tiempos de Julian poseían casi todo lo de valor en todos los países, dejando a las masas meras migajas, eran de dos tipos: aquellos que habían heredado su fortuna, y aquellos que, como se decía, la habían hecho.
Perdidas las migajas brujuleras, reducido a estar tan lejos, te quedaste esperando que otras eras renazcan de asesinos perdonados y se cierre la cruz de tus heridas en un mundo sin besos comerciados.
Por las migajas que tiñó tu mano hambrienta cuando hallaste satisfechos tus excesos y pensaste que por sed las seguiría sin saber que jamás busco rapiñas, te escribo este poema y en marcha...
Sobre la pared de yeso atravesada en diagonal por travesaños de madera negros, se apoya a veces algún flaco peral, y las plantas bajas y las puertas tienen una barrera giratoria para protegerlas de los pollitos, que vienen a picotear en el umbral, migajas de pan moreno mojado en sidra.