navecilla


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para navecilla

naveta

Sinónimos

Ejemplos ?
1º Primero: stando Christo nuestro Señor en el monte, hizo que sus discípulos se fuesen a la navecilla, y despedida la turba comenzó ha hacer oración solo.
Con tanta priesa corres, navecilla, que llegas do amancilla una doncella, y once mil más con ella, y mancha el suelo de sangre que en el cielo está esmaltada.
2º 2º: la navecilla era combatida de las ondas, a la qual Christo viene andando sobre el agua, y los discípulos pensaban que fuese fantasma.
Mas pues, Montano, va mi navecilla corriendo este gran mar con suelta vela, hacia la infinidad buscando orilla, quiero, para tejer tan rica tela, muy desde atrás decir lo que podría hacer el alma que a su causa vuela.
Si una y otra de estas vías son imposibles, se escogerá entre todos los razonamientos humanos el mejor y más consistente, abandonándose a él como a una navecilla para cruzar así a través de las tempestades de esta vida, a menos que se pueda encontrar para este viaje una embarcación más solida, alguna razón inquebrantable, que nos ponga fuera de peligro.
Yo soy la navecilla que el aquilón azota, y que, sin rumbo, en medio del anchuroso mar; juguete de los vientos entre arrecifes flota y sin timón ni brújula se mira zozobrar.
San Pedro, por su mandamiento, vino a él andando sobre el agua, el qual dudando comenzó a sampuzarse, mas Christo nuestro Señor lo libró, y le reprehendió de su poca fe, y después entrando en la navecilla cessó el viento.
22 El día siguiente, la gente que estaba de la otra parte de la mar, como vió que no había allí otra navecilla sino una, y que Jesús no había entrado con sus discípulos en ella, sino que sus discípulos se habían ido solos; 23 Y que otras navecillas habían arribado de Tiberias junto al lugar donde habían comido el pan después de haber el Señor dado gracias; 24 Como vió pues la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron ellos en las navecillas, y vinieron á Capernaum buscando á Jesús.
La navecilla de la Iglesia ha padecido en estos borrascosos tiempos violentos contrastes, pero deberíamos temer que el divino piloto hubiese abandonado su timón si viésemos confiada la defensa de sus sacrosantos derechos a los católicos esfuerzos del apoderado del comercio de Cádiz.
Este hecho ha sucedido realmente Al momento que el globo iba a desembarazarse de sus lazos y a elevarse en los aires, Dupont du Chambon, entonces alumno de la escuela militar, se abalanza por encima de la multitud, y tomando las espaldas de sus vecinos por taramillas, se esfuerza con la espada en la mano por llegar a la navecilla, y llega no teniendo ya sino el pomo de su espada, con el cual le pega al duque de Orleans, que parecía ambicioso del mismo género de gloria.
que comienza: ::Cuitada navecilla, ::Por mil partes hendida, ::Y por otras dos mil rota y cascada, ::Tirada ya á la orilla ::Como cosa perdida, &c.
El tesoro de la corona de Francia posee muchos y magníficos objetos de lapislázuli, entre otros: Una copa de lapis piritoso en forma de navecilla de grandes dimensiones Un sable de empuñadura de lapis que el sultán Fateh Ali Tipu regaló a Luis XVI Una cubeta de lapis mezclado de cuarzo y piritas de 298 mm.
En el yacimiento vianés se han recogido hasta 46 fíbula anulares hispánicas. Destacan las del tipo navecilla con 25 ejemplares. Con reservas sobre su cronología por la falta de referencias respecto al estrato en el que se encontraban dado que su recogída fue en superficie, pueden situarse temporalmente desde finales del siglo III a.d.C.
Sobre el fondo, a la izquierda, hay una ciudad en llamas mientras que a la derecha en el cielo un pájaro nave y otra navecilla volante.
Sus epístolas son también muy interesantes porque revelan la personalidad de un hombre culto y curioso, interesado por los problemas de lengua; entre ellas destaca la enviada en 1560 desde Chartres al humanista Ambrosio de Morales, en la que se diserta sobre cómo hablar y pronunciar el castellano. También hay huellas clásicas en su poesía, como la de Horacio en su canción Cuitada navecilla.
El pie de la copa está constituido por una navecilla, en posición invertida, también de calcedonia muy translúcida, ribeteada en oro.
Otro ejemplo de autoctonismo en Arqueología e Historia Antigua, serían las teorías de Ana María Vázquez Hoys respecto a la escritura a partir de dos objetos observados por la autora en el Museo Arqueológico de Huelva: un útil redondeado y una especie de navecilla, ambos expuestos en la vitrina correspondiente a la época megalítica española, que suele datarse en los milenios V-IV- a.
La decoración se inició con los Evangelistas de la bóveda de mano de Masolino, se siguió con los lunetos de la pared izquierda con la escena o de la Navecilla o de la Vocación de Pedro y Andrés de mano de Masolino y sobre la pared del fondo El llanto de Pedro después de las tres negaciones de Masaccio, y al lado opuesto el luneto derecho donde Masaccio pintó o la Navecilla o la Vocación de Pedro y Andrés, mientras Masolino sobre la pared del fondo hizo Apacienta a mis corderos.