navegar

(redireccionado de navegaran)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para navegar

bogar

Sinónimos

Ejemplos ?
Los argivos estaban preparados para sublevarse bajo el mando de Aristóteles, molestos porque Cleómenes no había efectuado ninguna reforma en la ciudad. Antígono envió a 1.500 hombres bajo el mando de Arato para que navegaran hacia Epidauro y, desde allí, marcharan a Argos.
En Arica se entera que habían dejado a las naves Covadonga, Esmeralda y un transporte a cargo del bloqueo de Iquique por lo que el presidente Prado decidió que el Huáscar y la Independencia navegaran hasta Iquique a romper el bloqueo, capturando o destruyendo a los buques chilenos.
La libre navegación en el lago Titicaca (aunque las naves debían llevar bandera peruana) y la propiedad de los vapores de propiedad fiscal que navegaran en el lago El libre uso de los muelles de Mollendo, Pisco, Ancón, Chimbote, Pacasmayo, Salaverry y Paita, para el tráfico que demandase la construcción y ampliación de las vías férreas.
Él rompió el enganche entre Hunerico, príncipe de los vándalos, y la princesa Eudoxia, y tuvo tiempo de enviar Avito para pedir la ayuda de los visigodos en la Galia antes de que los vándalos navegaran a Italia.
El comercio a través del Sahara persistió durante muchos siglos hasta que el desarrollo en Europa de la carabela permitió que los barcos, inicialmente desde Portugal y pronto desde toda Europa Occidental, navegaran alrededor del desierto y se hicieran con los recursos desde su fuente, la región de Guinea.
Aquí, Cortés envía a dos españoles en canoa hasta la villa de Santa María de la Victoria para que avisen a los barcos de que bordearán la península de Yucatán y navegaran hasta la Bahía de la Asunción donde los encontraría.
Según Heródoto, lo hizo porque temía que los griegos navegaran al Helesponto y destruyeran los pontones, atrapando así a su ejército en Europa.
Con la persecución adentrándose en las aguas abiertas del Atlántico Norte, los buques de Wake-Walker se vieron obligados a navegar en zigzag para evitar a los submarinos alemanes que podían estar en la zona. Esto requería que navegaran diez minutos a babor y otros diez a estribor para así mantener un mismo curso.
Se exigió que todos los buques de más de 1.200 toneladas y más lentos de 12 nudos navegaran en convoy cuando viajaran entre las ciudades de la costa este.
Tras terminar su misión de tendido de minas, el I-6 regresó a Rabaul, pero eso no supuso un descenso de la actividad submarina, pues cuatro submarinos de la Escuadra Submarina 3, (el I-11, I-177, I-178 e I-180) llegaron a la costa este y se unieron al I-26. Esta fuerza tenía como objetivo el atacar convoyes de refuerzo y suministros que navegaran entre Australia y Nueva Guinea.
(Zembretta), una pequeña isla junto a la más grande de Gemal (Zembra) (y ambas situadas al noroeste del cabo Bon), y desembarcó la tripulación en ella para descansar y situar vigías al acecho de naves que navegaran por la zona.
Las instrucciones eran: el convoy conformado por el Huáscar, la Unión y el Rímac navegaran a Pisagua para desembarcar oficiales y bultos pertenecientes al ejército boliviano, dirigirse a Iquique, donde el Rímac desembarcaría a la División Exploradora del ejército peruano, de 1500 plazas, y embarcar madera para regresar a Arica; mientras el Huáscar y la Unión, ambos al mando de Grau, viajarían a Tocopilla adonde llegarían de noche para hundir a alguno de los blindados chilenos o a algún buque chileno si estuviera allí, para lo cual utilizaría un torpedo Lay, operado por el norteamericano G.
En su lugar se acordó que ambos príncipes y Dalton navegaran en el HMS Bacchante, con un equipo cuidadosamente seleccionado para ejercer una buena influencia en los chicos.
Frazer tomó las siguientes iniciativas, ordenó que el convoy desviara su ruta navegando hacia el norte y además ordenó que los cruceros del contralmirante Robert Burnett del convoy RA-55A dejaran sus puestos y navegaran hacía el encuentro del convoy amenazado viniendo desde el Este.
El virrey dispuso que los buques que navegaran entre Chile y el Perú recalaran en las islas para renovar las provisiones de la guarnición, sin embargo, dado que el puerto era poco operativo, sólo llegaba un barco una vez al año procedente de Lima cargado con charqui.
Anteriormente, en el caso americano, es probable que los incas navegaran y comerciaran con los polinesios de las Marquesas u otras islas de Oceanía, lo que puede explicar que el camote (Ipomoea batatas), planta americana, llegara tempranamente hasta Nueva Zelanda.
Habiendo perdido la superioridad naval, Jerjes temía que los griegos navegaran hacia el Helesponto y destruyeran los puentes de pontones.
En la época de Luis XIV, la legislación de 1669 sobre los derechos de la pesca dio el río al rey y privilegió la navegación, aplicando una ley que señalaba que todas las barcas que navegaran por los ríos tenían que pagar un tributo, y que todos los barcos mercantes debían pagar según las mercancías que transportaban, todo esto en detrimento de los pescadores.