panal

(redireccionado de panales)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para panal

azucarillo

Ejemplos ?
En su suelo discurren ambientes cargados de color y de intenciones puras, patrióticas, haciendo armonía con la riqueza de sus campos que tienen aroma de frutos y panales que cooperan en ese laboratorio de febriles afanes, trabajo incesante, mieles y dulzura espiritualizada.
Es una muestra de poesía erótica; las descripción de los placeres amorosos es ascendiente y destacan en ella las comparaciones con elementos naturales de carga sensual, como la miel de los panales o las conchas del mar, que nos remiten a un estilo más renacentista.
Invadía el sol con su radiante oleada de luz la mitad de la calle de Huerto de Monjas, calle estrecha y de humildes edificios, decorados casi todos en rejas y balcones por tiestos y macetas, donde a la esplendorosa luz de la mañana fulgían como rubíes los geráneos, las dalias rojas como perfumados purpurinos panales, y como de amatista las campánulas que salpicaban los verdes faldellines de las flotantes enredaderas.
Siempre que del mesón en la cocina brotaban los armónicos raudales de un violín cuya nota cristalina es dulce cual la miel de los panales, abandonaba Yanko el pobre lecho, como gilguero la oquedad del tronco, y conmovido, comprimiendo el pecho, escuchaba el violín que dulce o ronco iba fingiendo con sublime encanto esa canción de arrullador cariño, y con los ojos húmedos de llanto, "quién tuviera un violín ", pensaba el niño.
¿Porqué un reino reducido tantas veces á estremidades y á algun envilecimiento, se ha sostenido sin embargo de todos los esfuerzos que se han hecho para destruirlo? Porque la nacion es activa é industriosa: se parece á las abejas, que les quitan sus panales, y al momento principian otros.
¡Mala puñalaíta que le den al que inventó la trampa y mala puñalaíta que me den a mí en el sitio aonde más daño me jaga! -¿Y me quisieras tú decir qué es lo que a ti te pasa hoy pa estar soltando por esa boca tantas mieles de panales?
-Y que no es sólo el Muleto el que anda ahora por estos andurriales -exclamó el dueño de la venta con acento lleno de ironía-; que no es ése sólo, que si antes teníamos un cangro en er partío, ahora tenemos dos cangros, poique, sigún parece, se ha corrío jacia acá dende la serranía e Ronda el Niño del Vizcaíno. -¡Virgen Santa e los Dolores! -exclamó el descendiente del tío Panales, con asustada expresión-. ¡Er Niño der Vizcaíno!
Su nombre solo, es miel como la miel de sus panales; al pronunciarlo, deja dulzura en los labios y descoge ante los ojos la perspectiva de un grato cielo.
-Pos mi bato era belonero, y mu hombre de bien, mejorando lo presente, y natural de Benamocarra, y se llamaba Juan Caéna, pero era más conocío por el Panales, poique era hombre to miel, y a mi madre le dicían la señá Catite.
El Maroto fijó una mirada desdeñosa en el tallista, y -Pero si ese alma mía es to azúcar, hombre, si eso es más durce que un petisú; si ése dicen que ha nacío del beso de dos panales.
Como cuando en las abovedadas colmenas las abejas alimentan a los zánganos, siempre ocupados en miserables tareas –aquéllas durante todo el día hasta la puesta del sol diariamente se afanan y hacen blancos panales de miel, mientras ellos aguardando dentro, en los recubiertos panales, recogen en su vientre el esfuerzo ajeno-, así también desgracia para los hombres mortales hizo Zeus altitonante a las mujeres, siempre ocupadas en perniciosas tareas.
320 Lo que lloró la Aurora, si es néctar lo que llora, y, antes que el Sol, enjuga la abeja que madruga a libar flores y a chupar cristales, 325 en celdas de oro líquido, en panales la orza contenía que un montañés traía.