pasajero


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo
  • sustantivo

Sinónimos para pasajero

Sinónimos para pasajero

Ejemplos ?
Tiene al Oriente a Puerto Viejo, de que dista 8 leguas; al Occidente el mar, que está a dos leguas. De Guayaquil dista 40. El lugar está fuera del Camino Real y así no es pasajero. Para ir a Guayaquil salen a Jipijapa.
—dice, por fin, el patrón, dirigiéndose al pasajero de la toldilla y señalando un árbol gigante— Bajo ese palo puede usted almorzar cómodo y echar su buena siestecita».
Una plegaria, un solo acento tuyo, hará que gocen pasajero alivio, y que de luz celeste un rayo tibio logre a su oscura estancia penetrar; que el atormentador remordimiento una tregua a sus víctimas conceda, y del aire, y el agua, y la arboleda, oigan el apacible susurrar.
Ya le tenemos en el León de Oro, y ya está tomando un refrigerio el antiguo Jorge en cuestión, que ya se acordará el lector, aunque se han pasado quince años, que íbamos hablando de él; ya llega el señor pasajero y viene tan oportunamente como el señor Rodolfo en la segunda jornada: no dice a qué, pero ya se supone luego que le trajo el autor para matarle, ¡pobre hombre!, cuando menos se lo pensaba, ¡y a manos de todo un jugador!
Ello es que viene el pasajero, porque, al fin, es una posada y va y viene todo el que quiere, que para eso son las posadas, y le da para beber, y de allí a poco Jorge le da a él para tabaco; todo lo cual, si bien no se ve todavía, ya se deja inferir por la oportuna tempestad, que siempre quiere decir algo, porque no se mueve la hoja en el árbol sin la voluntad del Señor; la cual, para anunciarnos el caso que va a suceder, viene a descomponer la alegría del pueblo suizo, que bailaba al son del tamboril y gaita gallega, si se escucha lo que tocan, alguna cosa como la muñeira, y de todo esto ¿quién tiene la culpa si no el jugador y el maldito vicio?
El ruido se iba por fin apagando, y Castilla entre tanto desarrollaba a mi vista el árido mapa de su desierto arenal, como una infeliz mendiga despliega a los ojos del pasajero su falda raída y agujereada en ademán de pedirle con qué cubrir sus macilentas y desnudas carnes.
Y si me preguntas más de él, curioso pasajero, te diré que se midió con un gigante y no salió herido, sino con la lira bien puesta sobre el hombro, –porque éste es de los lidiadores buenos, que lidian con la lira, –y con algo como aureola de triunfador sobre la frente.
Despachados los papeles y demás diligencias indispensables a todo pasajero, sólo se pensó ya en complacer a Andrés y en proporcionarle cuantas distracciones estuvieran al alcance de sus recursos.
Por eso mi gobierno, en el proyecto de ley de Responsabilidad Fiscal, ha propuesto al Congreso la creación de dos fondos, uno de Garantía de Pensiones y otro de Estabilización Económica y Social. En estos fondos vamos a depositar los ahorros de este auge pasajero.
—Al señor, que es quien manda en el bongo, no le interesa el sesteadero del Bramador — responde ásperamente el patrón, aludiendo al pasajero de la toldilla.
Cuando el indio suyos son los caballos va con ellos para volverlos, no se le paga más del alquiler de los caballos; si va otro indio gana real por caballo desde el puerto de Manta a Jipijapa, o de allí a Daule. A un guía pedido por el pasajero, se le dan seis (y) ocho reales y lo llevan a caballo.
Nueva York, 1882 ¡Pasajero, detente! ¡Este que traigo de la mano no es zurcidor de rimas, ni repetidor de viejos maestros, –que lo son porque a nadie repitieron, –ni decidor de amores, como aquellos que trocaron en mágicas cítaras el seno tenebroso de las traidoras góndolas de Italia, ni gemidor de oficio, como tantos que fuerzan a los hombres honrados a esconder sus pesares como culpas, y sus sagrados lamentos como pueriles futilezas!