ponzoña


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para ponzoña

veneno

Sinónimos para ponzoña

veneno

Sinónimos

Ejemplos ?
Cuando triunfante el engañoso labio del sofista traidor, viste afeada tu beldad soberana, acerbo llanto entonces derramaron cuantos vieron tu desgracia, infeliz Filosofía, y más cuando advirtieron alzarse la impiedad con ufanía y su flébil aliento obcecar el humano entendimiento; aherrojó el monstruo inmundo en sus cadenas los viles corazones, y con palabras de ponzoña llenas deificó la razón.
Quédese en buen hora para adornar las tablas del estante del estudioso; pero en el siglo de la buena educación, de miramientos sociales, de mutuas consideraciones que alcanzamos, necesita más que nunca la sátira del apoyo de la verdad y de la utilidad; concedámosle causticidad, si se quiere, cuando le sea más fácil enseñarnos una verdad útil, poniendo en ridículo el error; pero si las personas no son nada para la sociedad, si sólo sus acciones públicas, si sólo sus sistemas y sus yerros políticos pueden rozarse con el interés general, quitémosle a la sátira toda alusión privada, arrebatémosle la ponzoña que la degrada y la vuelve venenosa...
Y dieron su opinión después, acerca de aquella piedra falsa, obra de hombre o de sabio, que es peor. -!Vidrio! -!Maleficio! -!Ponzoña y cábala! -¡Química! -¡Pretender imitar un fragmento de iris!
¿Es posible que os haya parecido más estimable la reputación de vuestro Senado que la del Capitolio, o, por mejor decir, la de toda Roma, más que la de todo el Cielo, que prohibieseis severamente por medio de una autorizada sanción a los poetas vomitasen la ponzoña de sus lenguas contra el honor de vuestros ciudadanos, y el que sin temor del castigo y contra la majestad de sus mismos dioses pudiesen zaherirles con sus frecuentes dicterios y afrentas ningún senador, ningún censor, ningún príncipe, ningún pontífice lo prohíba?
La doncella los miró y no notó picadura ninguna; pero indudablemente el pájaro había puesto en ellos algo de ponzoña, porque el traidor no volvió a aparecer en adelante, y la princesa fue desmejorándose por grados, hasta caer enferma de mucho peligro.
El éxtasis duraba aún; pero los ojos, secos ahora, brillaban como astros de condenación con toda la ponzoña narcótica de la luna.
5 Si pasos de una dama son de estima, que como el dueño son graves y bellos, escuchaldos, Señor, antes que imprima profano el vulgo su ponzoña en ellos, que si de la excelencia que os sublima parte les toca, dudo que los cuellos de tantos Aristarcos no domados, se escapen esta vez de ser pisados.
Señor, lo que yo he podido con toda la diligencia del mundo alcanzar y saber de indios amigos, de estas piedras que se sacan de estos animales es, que son maravillosas contra todo veneno, y contra todo género de ponzoña, comidas o en otra cualquier manera.
De invisibles contrarios el asedio en la terrestre encarnizada guerra; la ponzoña letal y sin remedio que allá en su fondo nuestra copa encierra; la creciente congoja y hondo tedio en nuestro triste viaje por la tierra...
32 Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, Y de los sarmientos de Gomorra: Las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, Racimos muy amargos tienen. 33 Veneno de dragones es su vino, Y ponzoña cruel de áspides.
No quiero exponerme á herir susceptibilidades de conlcmpo- ráneos ó de amigos personales; sobre todo cuando, como re- futacióíi al librejo, creo haber escrito lo suficiente para que mis lectores se formen cabal concepto del espíritu jesuítico encarnado, como sutil ponzoña, contra la libertad y la repú- blica, en esas 219 paginitas.
A la esposa de Nino encantadora Contestaron los regios mensajeros: -«Ara sigue a los gamos más ligeros «Con nítidos arpones; »Su corazón es duro como el pico »Que afila el voraz cuervo en una peña; »Vuestro trono, beldad, amor desdeña »Y lágrimas y dones.» El desprecio es ponzoña viperina, Áspid que vuelve con calor del seno De su frío sopor y da un veneno De muerte y cruda pena; Prontos están los rechinantes carros, Los corceles de guerra y duras lanzas; Llegó el día fatal de las venganzas: Semíramis lo ordena.