ponzoñoso


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para ponzoñoso

venenoso

Sinónimos

perjudicial

Sinónimos para ponzoñoso

venenoso

Sinónimos

Ejemplos ?
Las plantas que contienen estas sustancias han sido utilizadas por centenares de años como venenos. No obstante, pese a su reconocido efecto ponzoñoso, muchas de estas sustancias presentan invaluables propiedades farmacéuticas.
Mas Filoctetes se hallaba, padeciendo terribles dolores, en la divina isla de Lemnos, donde lo dejaron los aqueos cuando fue mordido por ponzoñoso reptil.
Porque, eso sí, doña Marcela tiene poquísimo dinero, pero lo que es en punto a conducta, ni las lenguas más maldicientes, y no son pocas las de este lugar, se atreven a decir nada contra ella ni a empañar con ponzoñoso aliento el terso y limpio espejo de su fama.» Este era el contenido de la epístola, salvo los saludos y cumplimientos de costumbre, que en obsequio de la brevedad se omiten.
En sus jardines, los cálices exhalaban deleitoso y ponzoñoso aroma, que adormecía como el beleño, o exaltaba como el vino secular encontrado en las ánforas pompeyanas y calcinado por los volcanes.
Corromperse sentí el sosiego y libertad pasada, y el mal de que muriendo estó engendrarse, y en tierra sus raíces ahondarse tanto cuanto su cima levantada sobre cualquier altura hace verse; El fruto que de aquí suele cogerse mil es amargo, alguna vez sabroso, mas mortífero siempre y ponzoñoso.
«Esta isla -dice Fray Pedro- no admite dentro ningún género de animal ponzoñoso; y si los traen de fuera, quedan como turbados y dentro de media hora mueren».
«La libertad en sentido filosófico (dice aquel) es el poder el hombre decir, hacer, pensar, escribir é imprimir libremente, sin freno ni sujecion á ley alguna, todo lo que le dé la gana.» El sentido-comun y la filosofía reprueban igualmente esta definicion monstruosa, la cual no hallandose en ningun filósofo antiguo ni moderno, ni en escritor alguno, sino en el del Diccionario, que se dice razonado, estamos autorizados á creer que es suya; y como suya es en efecto. La filosofía, esto es, la recta razon lo que enseña es lo siguiente: sirva de contraveneno á su este articulo ponzoñoso.
7, Josué 24, Sap 12.- Es muy digna de consideración la historia de este animalejo ponzoñoso para la declaración literal de la Historia Sagrada en cuatro lugares de la escritura, donde se dice que expelió Dios los indignos e injustos moradores de la tierra de promisión, enviando delante de los hijos de Israel cabrones o (a)vespas que picasen y ahuyentasen a los enemigos del pueblo de Dios.
Que en las negras regiones las Furias hieran con azote duro del vil Marat el alma delincuente; que en el Tártaro escuro sufra pena debida a sus acciones, y del gusano eterno el crudo diente roa el pecho ponzoñoso, ¿será por eso el pueblo más dichoso?
Y si te place el aislamiento de esta comarca, sin otra compañía que espíritus, entre clandestinos amores, con envenenadas y peligrosas noches, con los abrazos de un ponzoñoso reptil, nosotras, cuando menos, habremos cumplido con nuestro deber de cariñosas hermanas.
El hambre, la miseria, espectros repugnantes que siguen nuestros pasos prontos a lanzarse cual asqueroso reptil sobre el incauto e imprevisor viajero de la vida, para extrujarlo entre sus descarnados y mugrientos brazos y no soltarlo jamás, reteniéndolo en inmundo maridaje, haciéndole aspirar su ponzoñoso aliento dándole el ósculo nupcial que lo conduce a la muerte...
Siendo la isla de Izaro resto de la antigua Corretania, y averiguado que la isla no admite ningún género de animal ponzoñoso, está también averiguado que la subpenínsula corretánica era mucho más feliz que la península ibérica, pues en ella no había los sapos y culebras que en nuestra península abundan.
Viene también, enviado por el rey Archipo, el fortísimo Umbro, sacerdote de la nación Marruvia, ceñido el yelmo de ramos de feliz oliva, el cual solía adormecer con el canto y con la mano a las víboras y a las hidras de ponzoñoso aliento, y aplacar sus iras, y tenía el arte de curar sus mordeduras; mas no le bastó para sanar la herida de una lanza troyana, ni le aprovecharon para ella sus soñolientos cantos ni las hierbas cogidas en los montes Marsos.
Como Trejo suele ir en la avanzadilla, siempre será el primero que acometan los indios; en una de estas arremetidas, recibe un ponzoñoso flechazo en una pierna y estuvo a punto de morir.
Las plantas que contienen estas sustancias han sido utilizadas durante siglos como venenos. No obstante, pese a su reconocido efecto ponzoñoso, muchas de estas sustancias presentan valiosas propiedades farmacéuticas.