predestinado

(redireccionado de predestinada)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para predestinado

elegido

Sinónimos

Ejemplos ?
Finale: agitato ed appassionato, quasi Presto En el movimiento final se citan el amor y la ya presentida tragedia, como si se tratase de una predestinada maldición.
Los mitos que más nos interesan como caldo de cultivo para relaciones desiguales, son los siguientes: Mito de la “media naranja”, o creencia de que elegimos a la pareja que teníamos predestinada de algún modo y que ha sido la única elección posible.
Refiriéndose a esta mansión dice don Benjamin Vicuña Mackenna en su "Historia de la calle de las Monjitas"; "La casa que habitó y de que fue dueño el Presidente interino don Fernando Errázuriz, cuando derribó a O'Higgins en 1823 y cuando en dos ocasiones remplazó al General Freire, en 1824 y 25, es la que posee su familia y lleva el número 60, siempre en la acera del sol, que como se ve alumbra solo cuna de ventura en la predestinada vía.
Porque la distinguida Matrona Arcelia Loayza de Aguilar, descendía de esa estirpe gloriosa y pujante que hizo el progreso Seccional, era de alma grande y exquisita, que se estremecía de emoción y de civismo, al contacto de las causas nobles, como fue la Cantonización de Piñas, Cuando se agitaban las campanas de la ciudad predestinada a los triunfos, llamando al civismo para que Piñas se incorpore al concierto de los pueblos progresistas y libres, con la fisonomía de Cantón, la distinguida Damita, digna esposa del Dr.
Mi paisana, que al vuelo conoció la benévola disposición de ánimo del Señor, aprovechó la coyuntura para pedirle gracias, no para ella (que harta tuvo con nacer predestinada para los altares), sino para esta su patria.
Tampoco debe entenderse lo que dice «para que no engañe las gentes hasta que se acaben los mil años», como si después hubiese de engañar a aquellas entes que forman la Iglesia predestinada...
Cae en tanto la noche, y con sus negras alas rodea la tierra, mientras Venus, aterrada, y no sin razón, a la vista de las amenazas de los Laurentinos y de su terrible levantamiento, habla así a su esposo Vulcano en el áureo tálamo, y con sus palabras le inflama en divino amor: "Cuando los reyes griegos asolaban con la guerra a Troya, predestinada a perecer a sus manos, y aquellas torres, predestinadas también a las llamas enemigas, ningún auxilio te pedí para los míseros Troyanos, nunca imploré las armas que sabes forjar con divino arte, ni quise, carísimo esposo, exigir de ti un trabajo inútil, aunque debía mucho a los hijos de Príamo y muchas veces lloraba los duros infortunios de Eneas.
Siento decir á su caridad, que ni su caridad ni yo somos mas que un eslaboncillo imperceptible de la cadena infinita; que sus órganos, los de su gorrion y los mios estan destinados á subsistir un número determinado de minutos en este arrabal de Paris. Si eso es así, yo tambien estaba predestinada á rezar un número determinado de Aves Marías.
Mujer, que estás en todas y en ninguna, tú que te llamas con los nombres, de las deseadas, hoy eres Selenis, y el culto eterno, se resume en su perfección inviolada. Selenis, predestinada Selenis, mezclémonos bajo la sagrada parábola de los astros que escriben infinitas conjunciones.
De ningún modo; porque jamás engañará a la Iglesia predestinada y escogida antes de la creación del mundo, de la cual dice la Escritura: «Conoce y sabe Dios los que son suyos.» Sin embargo, estará aquí la Iglesia en el tiempo en que han de soltar ni demonio, así como lo ha estado desde que fue fundada, y’ lo estará en todo tiempo; esto es, en los suyos, en los que suceden, naciendo, a los que mueren.
María Velia todavía es una flor en el paisaje juvenil y está predestinada para cosechar nuevos triunfos, porque su senda es ancha y soleada.
Dondequiera que estés, mujer hermosa, predestinada esposa, que merezcas posar aquí tu planta, que merezcas sentarte en esta piedra que coronó de hiedra la mano de una santa, ven al huerto querido, y a la sombra de Dios, Padre del mundo, pondremos cama nueva al viejo nido que mi sangre y mi Dios quieren fecundo.