rayar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con rayar: rallar
  • all
  • verbo

Sinónimos para rayar

lindar

tachar

Sinónimos

Sinónimos para rayar

tachar

Sinónimos

Ejemplos ?
Hoy hará una trasnochada apretando el imprentero, y allá al rayar el lucero piensa acabar mi versada. Siendo ansí, a la madrugada le echaré en la población; pero antes hago intención (se lo alvierto por si acaso) de ir a pegarle un albazo llevándosela, patrón.
Cuando de la vida mía, Ahora ya tan borrascosa, Pero entonces tan serena, Comenzó a rayar la aurora, Mil grandiosas esperanzas Eran mi existencia toda Que el ánimo me exaltaban Entre ilusiones hermosas, La libertad y la patria Con la luz que las corona, La beldad con sus encantos, Con sus laureles la gloria, Númenes fueron celestes Que mi alma nueva y fogosa, Postrada ante sus altares, Adoraba a todas horas.
Además, no llevaban provisiones sino para un día, de manera que al rayar el alba debían haber llegado, como otras veces con la nave llena.
Durante la Colonia no rayó jamás la luz de la civilización en nuestro suelo. ¡Y cómo había de rayar! La misma nación que nos encadenaba a su pesado carro triunfal permanecía dominada por la ignorancia y sufriendo el ponderoso yugo de lo absoluto en política y religión.
El cínife, que había comprendido bien, fue al punto a contárselo todo al reyezuelo. Al rayar la aurora, recorrían los cuadrúpedos el campo de batalla; galopando de tal manera que la tierra temblaba bajo sus pies.
Así, al rayar de la risueña aurora que recuerda tu luz de primer día, unamos mi contento a tu alegría, mirando nuestra infancia que tu hija reproduce, esposa mía.
Me he levantado al rayar el día, sin sueño ya y con tal conciencia de mi bienestar que mi casita, las calles, la ciudad entera me han parecido pequeñas para asistir a mi plenitud de vida.
Al rayar el día, caía por fin en un sueño pesadísimo, y en ese momento hubiera dado cualquier cosa por quedar en cama hasta las ocho siquiera.
Y al rayar en el Oriente, tras de los mares cerúleos, la nueva luz, ve el piloto a su frente un leve punto, que alzándose lentamente de las olas, forma el bulto de azul monte, en cuyas crestas brilla el sol cual oro puro.
Pensaba que a las lámparas hay que protegerlas: una racha de viento puede apagarlas... Continué caminando y al rayar el alba descubrí el pozo.
Alfonso Arias de Segura, hijo de los reinos de España, y hombre que se había conquistado en el ejercicio de su cargo la reputación de severo hasta rayar en la crueldad.
Ya no era posible más; habían llegado a un terrible frenesí de rayar, rayar a toda costa, como si las más intimas células de sus vidas estuvieran sacudidas por esa obsesión de rayar.