reconfortante


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para reconfortante

Ejemplos ?
A raíz de ello, también se comentó que a pesar de que el juego parece una secuela, Nintendo no había realizado alguna respecto a la serie de Mario desde los tiempos de la Super Nintendo Entertainment System e incluso en el aspecto musical el título tiene un compendio orquestal más extenso que en la versión anterior ya que ahora el sonido tiene una parte importante al momento de resolver algún acertijo; al concluir su reseña, Josep Sempere cometó que «... Nada es cuestión de azar, y eso hace de la experiencia algo excepcionalmente reconfortante», dándole una puntuación de 10.
Por lo cual el hecho de que estamos justificados por la fe es sólo una doctrina muy benévola y reconfortante tal y como se expresa mayoritariamente en la homilía de la justificación.:— Treinta y nueve artículos de religión (1571) Sin embargo, ciertos teólogos anglicanos y episcopales (especialmente los anglo-católicos) abogan por una fe que se caracteriza por la fidelidad, donde las buenas obras y los sacramentos juegan un papel importante en la vida del creyente cristiano.
Una vez aprobadas las oposiciones decide empezar un nuevo camino a la ciudad de Lérida, ya que a Barcelona, la experiencia anteriormente vivida como estudiante no había sido muy reconfortante.
Es reconfortante el ver a un artista del siglo XVII, donde algunos querrían hacer pasar la espiritualidad por santurronería, que nos ofrece esta María de Antioquía que anticipa a las otras pastoras que son, en ocasiones, vírgenes mártires del barroco bávaro tal y como pueden verse, por ejemplo, en la basílica de los catorce santos (Vierzehnhiligen), aportando al tratamiento de las telas el mimo de un Memling en la obra El matrimonio místico de Santa Catalina.
Citaremos una breve descripción: "Salvando arroyos por viejos puentes romano-medievales, penetrando por bosques casi imposibles, por cuidados huertos familiares, por campos de frutales y viñedos y descansando en cada una de las localidades de paso, en las que la buena mesa y el reconfortante caldo de la tierra nunca van a falta” Por la calzada romana entre Santibáñez de la Sierra y Puentes de Alagón discurre la Ruta de los Paisajes Serranos.
Culminó su reseña diciendo que «definitivamente es un corte que asienta a las raíces disco de Madonna de los '80, y entraría cómodamente en una colección de éxitos junto con "Vogue" y "Ray of Light".... La canción es un volver al pasado eficaz, un número reconfortante donde ella no ha olvidado su principio».
Era reconfortante escuchar que los dioses también recordaban a aquellos que habían muerto, que los dioses reían y que los dioses enfrentaban los mismos problemas que el mismo pueblo egipcio, pero en escala mayor.
Jaume Bru i Vidal, eminente historiador, poeta, premio de las Letras Valencianas, cronista oficial de Valencia y Sagunto, decía en la introducción de un libro y referente al estudio de la Historia y el cronista: “Para quien ha vivido su vida dedicado al estudio y a la investigación, dentro de un mundo en el que predomina el materialismo más exacerbado, y en el que las actividades intelectuales son pretéritas, cuando no ignoradas – y, tal vez, en más de una ocasión, hasta despreciadas – siempre resulta reconfortante encontrar personas que, sin el deseo de recompensa material alguna, trabajan calladamente, sin más ambición que la de dejar a sus contemporáneos y a las generaciones futuras el fruto de los conocimientos adquiridos”.
En el largo itinerario, hicieron, entre otros, un alto a unos 300 kilómetros de Buenos Aires, a la vera de un fresco y caudaloso río, hasta entonces innominado.: Lo agobiante del trajín de la marcha, hizo que permanecieran en un tan necesario como reconfortante descanso por unos días.
Los granos de cereal empleados en la elaboración del pan se mojaban frecuentemente en agua, con el objeto de ser ablandados y poder facilitar así su molienda, es posible que algunos restos de estas gachas quedaran fermentando hasta que se detectara casualmente que su bebida era de sabor dulce y ligeramente reconfortante.
En España el chocolate era considerado exclusivamente como una bebida reconfortante y apenas era empleado en otros aspectos culinarios, existiendo raras excepciones de platos clásicos españoles donde el cacao entre como ingrediente.
Cuando alguien en el grupo hablaba negativamente de otro, los demás le decían "cuatro veintinueve." El ofensor entonces tenía que decir algo reconfortante al ofendido.