refrescar


También se encuentra en: Diccionario.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • verbo

Sinónimos para refrescar

enfriar

Antónimos

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2022 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
Un día de verano, en que hacía un exagerado calor, ella, tan encerrada en su castillo de acero inoxidable, se le ocurrió abrir la enorme ventana de su habitación, ubicada en la torre más elevada de la construcción, para refrescar un poco el ambiente cálido y miró que una tormenta bienhechora se aproximaba.
Mi abuelo no sabía si quedarse o salir corriendo, pero se aventuró a regresar al salón, donde el lío era tan fenomenal que nadie se preocupaba de quién salía o entraba. El señor daba terribles alaridos pidiendo agua fría para los pies y vino para refrescar la garganta.
Pero más los quietó el viento, que volvió a refrescar de modo que, dándole todas las velas, sin tener necesidad de amainallas, ni aun de templallas, dentro de nueve días se hallaron a la vista de Londres, y cuando en él, victoriosos volvieron, habría treinta días que dél faltaban.
Como a esta sazón notábase don Dionís que entre unas y otras las horas del calor eran pasadas y el vientecillo de la tarde comenzaba a mover las hojas de los chopos y a refrescar los campos, dio orden a su comitiva para que aderezasen las caballerías que andaban paciendo sueltas por el inmediato soto; y cuando todo estuvo a punto, hizo seña a los unos para que soltasen las traíllas, y a los otros para que tocasen las trompas, y saliendo en tropel de la chopera, prosiguió adelante la interrumpida caza.
HEDWIGIA.––Decidle que entre para darle algo, y verá que se halla en la casa de la dicha. (Se va y vuelve luego con un vaso.) GUILLERMO.––(Al monje.) Entrad, buen hombre, mi madre quiere daros algo para refrescar.
El mayorazgo, afortunadamente, no lo conocía, pues descansaba en la persuasión de que «en Madrid todo pasa.» Al retirarse, al anochecer, y bajo una temperatura africana, don Silvestre se achicharraba, y quiso refrescar.
Y se retiró. Fuese a la Alameda a refrescar sus emociones en la visión de verdura, a oír cantar a los pájaros sus amores. Su corazón verdecía y dentro de él cantábanle también como ruiseñores recuerdos alados de la infancia.
Una revista de Buenos Aires, honrándome altamente, me solicitó colaboración para su número especial de evocaciones sanmartinianas y tuve con ese motivo necesidad de refrescar y sistematizar mis lecturas sobre “el inmortal de los Andes”, efectuadas anteriormente con desorden en el curso de años.
Para festejo de la buena nueva prepara nuestro rey la rica fiesta; y más: que cada cuarta luna nueva se haga otra tanta similar a esta; pues quiere refrescar la dura prueba de cuatro meses que en la piel infesta junto al Orco vivió; hasta que un día como es mañana, huyó la cava umbría.
Hacía mucho tiempo, cuando fue recién herida la tierra y pura el agua como sangre cristalina, un caminante sudoroso se sentó en el borde de piedra para descansar su cuerpo y refrescar la frente con el aliento que subía del tranquilo redondel.
Las cuestiones que han surgido en nuestras charlas, a menudo sugieren la necesidad de refrescar mi conocimiento general de los contrastes entre su época y esta, mediante la consulta de las autoridades en historia.
Los Quichés vinieron a las costas del Ecuador, una vez más repetimos porque es necesario refrescar la memoria a cada momento, solamente como elementos idiomáticos, en costumbres, prácticas religiosas, cultos y sangre, a través de la inmigración B5aya, de la que tantas veces hemos hablado en forma detallada, sin que la presencia real de esta civilización QUICHE haya sido comprobada en las costas y más lugares del territorio ecuatoriano.