Ejemplos ?
En fin, había que llevarle el genio al señor, por expreso encargo de la señora condesa, y el ayuda de cámara calculó que saldría del apuro encargando la tarea al último de los mozos de cuadra, Alejo, asaz bruto para aceptar tales comisiones. El chico, en cambio, remiso, miraba a su madre.
DON DIEGO Pues que yo con lo que debo he cumplido, y no admitís que esté remiso mi acero, por satisfacer en algo el favor que hallé en el vuestro, será preciso que riña.
Mas, oh Toante, puesto que siempre has sido belicoso y sueles animar al que ves remiso, no dejes de pelear y exhorta a los demás.
Difícil es que yo solo, aunque sea valiente, persiga a tantos guerreros y con todos lidie; y ni a Ares, que es un dios inmortal, ni a Atenea, les sería posible recorrer un campo de batalla tan vasto y combatir en todas partes. En lo que puedo hacer con mis manos, mis pies o mi fuerza no me muestro remiso.
Ya que tienes intención de culparme sin motivo, quizá otras veces fui más remiso en la batalla, aunque no del todo pusilánime me dio a luz mi madre.
Entonces no anduvo remiso el esforzado Esténelo, sino que al instante tomó el premio y lo entregó a los magnánimos compañeros; y mientras éstos conducían la cautiva a la tienda y se llevaban el trípode con asas, desunció del carro a los corceles.
La Virgen no quiso aguantar trampas, y para hacer efectiva su acreencia y por vía de recorderis al pagador remiso, se mostró en el altar sin corona y con sombrero.
Sin que hagan intermisión mi amor constante de alivio, mi tormento, que es la herida que apetezco, más viva y penetrante me lisonjea, cuanto más sentida; pues por vivir muriendo, tengo amante mi tormento por alma de mi vida. FEDRA: ¡Qué largas que son las horas de la esperanza, y qué fijos en el alma los tormentos de un mal, cuando está remiso!
(Vanse.) Jornada tercera - Escena IV (Sale DON JUAN y DON DIEGO.) DON JUAN No pasemos adelante, don Diego, que aqueste sitio, aunque a Sevilla cercano, 170 retirado es del bullicio de la gente, y ya mis iras se corren de haber tenido tres años, en que no supe de vos, mi enojo remiso.
Sólo gime ofendido el sagrado laurel del hierro agudo. 690 Deja de su esplendor, deja desnudo de su frondosa pompa al verde aliso el golpe no remiso del villano membrudo.
Las velas, en efecto, recogidas, que fïó inadvertidas traidor al mar, al viento ventilante, --buscando, desatento, al mar fidelidad, constancia al viento--, mal le hizo de su grado en la mental orilla dar fondo, destrozado, al timón roto, a la quebrada entena, besando arena a arena de la playa el bajel, astilla a astilla, donde--ya recobrado-- el lugar usurpó de la carena cuerda refleja, reportado aviso de dictamen remiso...
Ya que esto se va cumpliendo tan bonitamente, fuerza es, hijo, que me prestes tu ayuda, y no te muestres remiso ni provoques mi indignación, sino que cedas y lo hagas, persuadiéndote que el más santo de los mandamientos es obedecer a los padres.