remolón


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo
  • locución

Sinónimos para remolón

hacerse el remolón

Sinónimos

  • dormirse
  • pegársele las sábanas
Ejemplos ?
Magdalena en sus horas de soledad se arrodillaba ante la imagen del santo, pidiéndola que así como a las muchachas casaderas proporcionaba novio, hiciese por ella el fácil milagro de empeñarse con Dios para que la concediese los goces de la maternidad. Y San Antonio erre que erre en hacerse el sordo y el remolón.
¿Qué ser tan descastado y sin entrañas sería el que se hiciese remolón para dejar al deudo pudriéndose eternamente en el infierno o reconcomiéndose en el purgatorio?
¡Pepito!» Detrás del arado, caminan, apurados, los hijos de don Giuseppe, la picana en la mano, tropezando entre los terrones, manejando como hombres vigorosos, muchachos que son, de doce y trece años, ocho bueyes, cada uno, y trazando, cada uno, su doble surco de cinco cuadras de largo, obligando a la tierra ignorante a pasar del pasto puna al trigo. -«¡Remolón!
LICAS ¿Mandas algo? Dame tus encargos, hija de Eneo, que ando ya mucho tiempo remolón. DEYANIRA Eso mismo te he estado preparando, Licas, mientras charlabas tú con esas extranjeras ahí dentro.
¡Azucena!» y mientras que, entre risas, por el nombre tan florido que ha dado el muchacho a un buey, vuela una bandada de mixtos locos, la picana tanto cae en Azucena como en Remolón.
Durante muchos meses dio el pueblo en acudir a la tumba de fray Martín en solicitud de milagros, y el difunto no siempre anduvo remolón para hacer favores.
Al ver la última escena, eché de menos la fórmula de cajón ó de ru- tina que usaron, en clías ya remotos, nuestras abuelas, para hacer charlar hasta por los cotíos á las penas 6 difuntos impalpa- bles que diz que se les aparecían á media noche:— Anima ben- dita, en nombre de Dios te ruego que me digas lo que se te ha perdido en mi casa.— Después de tal súplica, el espíritu del otro mundo no se hacía el remolón, y se espontaneaba y desembuchaba el entripado.
El Señor, de rato en rato, metía la mano en la manga y llevaba a la boca una cereza; y como quien no quiere la cosa, al descuido y con cuidado dejaba caer otra, que San Pedro sin hacerse el remolón se agachaba a recoger, engulléndosela en el acto.
El Rímac, de suyo miserable de agua, estuvo en ese año tan remolón y cicatero, que apenas si traía la cantidad precisa para que los habitantes apagasen la sed.
-exclamaba su señoría.- ¿Vienen o no vienen esas botas? ¡Mil rayos!» ¿Se hacía el asistente remolón para ir a desempeñar un recado?
Cambiar mi billar proseguía hablando consigo misma, con lo cómodo que me es para colocar mi colada, y donde, en la temporada de caza, he dado cama hasta a seis viajeros... ¡Pero ese remolón de Hivert que no acaba de llegar!
Amalio Morfeo es el padre, electricista y narcoléptico, cualquier sitio es bueno para una cabezadita. Olvido es la madre, pintora de espíritu hippie y algo despistada. Remolón es el gato de la familia, algo vago y dormilón.