rendir

(redireccionado de rendidos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para rendir

producir

someterse

Sinónimos

ceder

Ejemplos ?
-No me han visto -exclamó el monarca con júbilo; porque en efecto no había encontrado a nadie por aquellos campos, ni aun a los pastores que sacaban sus rebaños en otros tiempos por allí. Estaban rendidos después de tantos días de viaje y se retiraron a sus tiendas de campaña para descansar.
Entre capas desgarradas y moribundos caballos, se ostenta como el guerrero que se coronó de lauro, entre rendidos pendones, sobre muros derribados; del genio del exterminio parece emblema y retrato.
IV - Un andaluz Reunidos los generales de las naciones distintas, que el ejército del César ya vencedor componían, acatan al rey cautivo, y le consuelan y animan, conducirlo disponiendo a los muros de Pavía. Danle un corcel generoso, con honrosa comitiva de franceses personajes que rendidos le seguían.
Mas, ¡ay!, no tiene su temple de la ciega chusma el vulgo, y aunque esforzados, se postran los marineros robustos, rendidos y amedrentados de tantos horrores juntos, de navegación tan larga, de porvenir tan confuso: Recuerdan la dulce España, de su familia el arrullo, y recuerdos y temores abortan ciego tumulto.
Y cuando, allá, a medianoche, rendidos ya por el sueño, yacían los servidores, reinando feral silencio, y en letargo sumergido también miraba al enfermo, en el estado terrible en que es casi muerte el sueño, a la luz trémula, opaca, de lejano candelero, que abultaba oscuras sombras en las cortinas del lecho, dando vislumbres escasas y fantásticos reflejos, en rapacejos de oro, molduras y terciopelos, Garcilaso, vigilante, un tenue rumor oyendo, se alzaba con mudos pasos, y a un lado del aposento levantaba no sin susto, un rico tapiz flamenco, y en la pared descubría angosto postigo abierto.
Habían andado mucho, toda la tarde, bajo los rayos abrasadores del sol, respirando fuego, mascando polvo, sin una gota de agua para su sed ni un momento de reposo para su fatiga: de buena gana se hubieran detenido un rato para respirar cómodamente las primeras ráfagas de aire fresco que les enviaba el crepúsculo, y ofrecer descanso a sus miembros rendidos; pero no era posible; Curro tenía prisa; necesitaba entregar la carta a un escribano de Madrid, y Madroño seguía a Curro, como siempre, obedeciendo sus mandatos, dejándose conducir por él con melancólica pasividad.
Habría andado interminables tierras, guiándose por el chorro de estrellas de la Vía Láctea, y visto caer a su lado a infinitos compañeros de peregrinación, rendidos al hambre, a la sed, al agotamiento de fuerzas, al fuego del sol devorante.
Y cuidado con reírse, jóvenes pizpiretas de hoy, que empezáis a bailar a la hora en que, rendidos, lo dejábamos nosotros; que aún no soy viejo, y sin embargo, bailé en dos ocasiones y en distintos años (¡Dios me lo perdone!) delante de la Capitanía del Puerto; lo cual quiere decir que, si no vosotras, algunas de vuestras hermanas me sirvieron allí de pareja; allí, sobre las mismas losas en que se arrastran las narrias y se celebran los cabildos de los mareantes de Abajo, y se bergan las barricas de aceite!
Y mientras se hacen éstos o parecidos comentarios entre la gente, va pasando la cabaña y entrando en el gran cercado, hasta que llegan, cerrando la marcha, el toro, los terneritos, los perros y los pastores; el toro con sus ojeras blancas sobre una cara negra y lustrosa como el terciopelo, ondeando con cierta vanidad la piel, que casi le arrastra, de su robusto cuello; los becerritos con su pelo rizoso y bermejo y su carita expresiva, pisando con miedo, y rendidos de cansancio...
Quedáronse con el soneto, porque no quiso pedirle Preciosa, por no dar otro tártago a Andrés; que ya sabía ella, sin ser enseñada, lo que era dar sustos y martelos, y sobresaltos celosos a los rendidos amantes.
2.–Decláranse válidos los estudios realizados, exámenes rendidos, títulos profesionales expedidos y, en general, todos los actos lícitos, ya sean estos docentes, económicos y administrativos relacionados con el funcionamiento de la Universidad de El Salvador, y los que hayan sido su consecuencia, sin perjuicio de deducir las responsabilidades legales correspondientes.
Cenaron enseguida y se acostaron rendidos, bajo el estruendo del cinc que el diluvio martilló toda la noche con implacable violencia.