renegado


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para renegado

apóstata

Sinónimos

Sinónimos para renegado

tresillo

Sinónimos

  • tresillo
Ejemplos ?
Además, Marbruk ben Hassan, en un momento oportuno, había asesinado, por intereses de Estado, a Ismaíl, el líder de los jóvenes nacionalistas de la Universidad de Fez. Se le conceptuaba un renegado, y este juicio favorecía sus verdaderas activida-des.
Commo fue al iudio un trufan renegado, Commo li dió conseio suçio e desguisado, Commo con el diablo ovo pleito taiado, E commo fue por carta el pleito confirmado.
De los tlamachtiani hasta las misiones de Moisés Saenz o Rafael Ramírez, más pragmáticos que Dewey; desde las preocupaciones de un José Joaquín Fernández de Lizardi hasta las de un Justo Sierra, o de un renegado José Vasconcelos, y tal vez Jaime Torres Bodet, han deambulado por todo lo ancho y largo de la Patria una fervorosa gama de maestros y maestras que con vocación sin límites, soñaban en la edificación de un pueblo redimido a través de la alta cultura.
A lo que he venido es que anoche el Renegado y Centopiés llevaron a mi casa una canasta de colar, algo mayor que la presente, llena de ropa blanca; y en Dios y en ni ánima que venía con su cernada y todo, que los pobretes no debieron de tener lugar de quitalla, y venían sudando la gota tan gorda, que era una compasión verlos entrar ijadeando y corriendo agua de sus rostros, que parecían unos angelicos.
Lo malo era que no cesaba de preguntar por el campo de batalla, que renegado él sea, amén, toda vez que para llegar a pisarlo necesitábamos internarnos por tierras de labor, escalar un cerro empinado y, en suma, andar cerca de tres kilómetros por mal piso, bajo un sol picón, con calzado impropio de tales faenas y pies mal cuidados, no dispuestos para la marcha.
ALTAS IDEAS La circulación le transitaba tan abajo que inventó un dispositivo para desviarla hacia arriba y dárselas de gran cabeza. RENEGADO Ni eres mi imagen ni mi semejanza.
-díjose por remate de largas reflexiones-. ¡Tengo que confiarme al renegado ben-Munuza! Él es español, y su compañía me librará de todo peligro en aquella tierra.
Pero como no existe bajo la capa del cielo un hombre de peor alma que el tal renegado, no me estará de más tomar algunas precauciones.
Yo voy a buscar a ben-Munuza, que debe de hallarse al otro lado de aquel cerro arando los pobres secanos que allí posee. -¡Ben-Munuza! -exclamo Zama con terror-. ¡El renegado de quien me has dicho...! -Descuida... -interrumpió Manos-gordas-.
-También se suelen -respondió Ricardo- llorar endechas, como cantar himnos, y todo es decir versos; pero, dejando esto aparte, dime qué piensas hacer en nuestro negocio, que, puesto que no entendí lo que los bajáes trataron en la tienda, en tanto que tú llevaste a Leonisa, me lo contó un renegado de mi amo, veneciano, que se halló presente y entiende bien la lengua turquesca; y lo que es menester ante todas cosas es buscar traza cómo Leonisa no vaya a mano del Gran Señor.
Dissoli el burgés al trufan renegado: Solo que tu comigo vengas al mi sagrado Mostrarté a Maria con el su buen criado: Dissoli el iudio: façerlo e de grado.
Y Corredor, y Viperino, y tantos cobardes y rebeldes, que a tumultos y no a combates sus galones deben; y el renegado y falso Turpio Vilio, que en todos los partidos sienta plaza y de todos, vendiéndose, deserta: del polvo se encumbraron, impelidos al raudo soplo de inmortal infamia.