reprochar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para reprochar

reconvenir

Sinónimos

Ejemplos ?
Estos pensamientos siguen luego caminos que vuelven a llevarlos a la representación onírica. En una ocasión hube de reprochar un tal ôte-toi que je m'y mette a mi difunto amigo José.
Y yo había creído que los sofistas y los oradores eran los únicos que no tenían ningún derecho a reprochar nada al sujeto que educan y forman, y menos de ser éste malo para ellos, porque acusándole se acusan elles mismos de no haber echo ningún bien a los que se jactan de haber mejorada.
No desprecies las palabras de éstos, ni dejes sin efecto su venida, ya que no se te puede reprochar que antes estuvieras irritado.
-Sí -dijo míster Peggotty, con una sonrisa, llena de esperanza-. En Austral ¡a nada podrán reprochar a mi querida niña, y allá empezaremos una vida nueva.
El hecho es que si el más adelantado de nuestros militares revista hoy el regimiento de João Francisco, nada tendrá que reprochar en punto a organización, disciplina y aprovechamiento científico.
por la torpe primavera que perdona y vuelve a florecer tan cadenciosa, como sin nada... callada, sin reprochar esperanzas usureras.
Y encima vino Pierre a reprochar a la joven que hubiese andado por ahí durante la noche y que hubiese vuelto con cientos de hombres.
Aturdido, desatinado. Desfambrido. Hambriento. Desfear. Afear, reprochar. Desferrar. Desherrar, descerrajar. Desmoler. Molestar, moler.
Es sin duda muy doloroso para nosotros tener que reprochar a nuestros antepasados los asesinatos judiciales que osaron permitirse en este tema.
A diferencia de su dueño, Milú se caracteriza por tener los pies más firmes en la tierra; no está obsesionado con la misión a cumplir, siendo su principal aspiración la tranquilidad, lo cual lo hace desconfiar muchas veces de las iniciativas de su amo (llegando incluso a reprochar algunas de ellas, como cuando considera una "carnicería" la matanza desenfrenada de animales que lleva a cabo Tintín en su aventura en el Congo).
No obstante, el artículo también dice que «se le puede reprochar el obstinarse en una crítica de las religiones (…) sin ofrecer nada concreto a los espíritus en busca de una alternativa adaptada a las necesidades de nuestra época», y echa en falta un «análisis científico de la creencia», reconociendo que «habríamos apreciado que Michel Onfray mencionase los numerosos científicos modernos que honran el materialismo científico y el ateísmo» Ateísmo Hedonismo Anticristianismo Crítica a la religión
Como vemos, Meyerbeer, un profesional de lo más diestro, sigue buscando su propio estilo a través de la mímesis; a esta segunda etapa, valga la evidencia, se le puede reprochar una cierta falta de talento creativo que es suplida por su gran conocimiento de la voz humana, verdadera protagonista de estas óperas, pues la orquesta, en cualquier caso, sigue ocupando un lugar muy secundario, como de mero acompañamiento salvo en las partes puramente orquestales… Esta situación provisional prontamente sería superada: fue sin duda el gran éxito de El cruzado en Egipto (1824), su primera obra importante, el que lo llevó a trasladarse a París y a comenzar allí su tercera y última etapa, su etapa francesa.