restregar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para restregar

Sinónimos para restregar

refregar

Sinónimos

Ejemplos ?
Alicia Sanz Peña está interpretada por Laura Pamplona: es una aspirante a actriz presumida y egoísta, sin tacto alguno y que no duda en restregar su éxito con los hombres en las narices de Belén.
No vale en el día de mañana, para disfrutar pacíficamente la posesión de lo comprado, restregar los hocicos del vendedor con la resellada escritura de legítima pertenencia; que si ante la ley le asegura en la posesión, no es suficiente, sin embargo, para librar al poseedor de un litigio cada semana, en el que, por lo menos, pierda la paciencia, amén de algunos dinerillos que suelen irse en pos, por vía de procuración, asesoramiento y demás adminículos de que es costumbre proveer a todo aquel que tiene la mala humorada de pesar sus derechos en la prudente balanza de Astrea.
– Esto no es, no es, hermano… Pero puede ser… Entonces, como poseído de una fuerza extraña, empezó a restregar febrilmente contra el muro los diversos colores, y en su rostro iba creciendo una extraña fiebre, y trabajaba cálidamente y seguía copiando la luz y el paisaje que por la ventana veía.
Pero el nene seguía en invierno tan madrugador como en verano, y Subercasaux se levantaba achuchado a encender el primus y preparar el café. Luego el almuerzo, el restregar ollas.
De un salto salió de la espesura y con aire regocijado, meneando con vivacidad el rabo diminuto, fue a restregar el hocico para desprender las plumas en las piernas poco sólidas del vejete.
Sólo había un vaso, el vaso de plata. Se lo iban pasando el uno al otro, después de restregar el borde con una servilleta. Cornudet, por galantería, sin duda, quiso aplicar sus labios donde los había puesto la moza.
Entre tanto yo veo la secreta alegría de miss Murdstone y medito sobre los quesos sin el menor resultado, sin el menor rayo de luz hasta la hora de almorzar, en que ya estoy como un mulato a fuerza de restregar en la pizarra.
Son los siguientes: El restregar cuatro dedos de una mano con el pulgar de la otra, signifíca que se da diez contra ocho.— Juntar los índi- ces quiere decir f elo á pelo ó sin ventaja.— La mano puesta so- bre el hombro equivale á dar diez contra seis.— Hacer un sig- no en la frente, como dividiéndola, es dar diez contra cinco.
En el pasado, los que los carnavales se festejaban durante el domingo, lunes y martes y los zarramuskeros producían más revuelo que ahora, eran más contundentes (incluso salvajes) que ahora y utilizaban para manchar hasta excrementos o sebo, también solían tirar huevos que contenían tintas, azulete o betún. También otros preferían ponerse pinchos y restregar con ellos a las mujeres.
Todas estas formas funcionan. Lo que hay que evitar es restregar el vellón contra sí mismo. Si la lana se comprime o restriega, se convierte en fieltro e hilarlo se hace imposible.