saciar

(redireccionado de saciaban)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para saciar

hartar

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para saciar

colmar

Ejemplos ?
En los Llanos Orientales de Colombia el consumo de los frutos como alimento es amplio, por el hombre y por la fauna, en época de verano los frutos son consumidos por el ganado, son muy apetecidos por el chácharo o pecarí (tayassu spp.).En las largas travesías de los conquistadores españoles en época colonial (s. XVII) saciaban la sed tomando la savia de las raíces de este árbol.
Plaza situada en la Calle Rambla, por la que se accede al pueblo, de la que emanan seis caños de agua que se recoge en un gran pilar.La Fuente transporta el agua desde su nacimiento a Caniles desde el año 1910 siendo aquí donde durante muchos años sus habitantes llenaban los cántaros para abastecer sus casas y en el pilar saciaban la sed las bestias.
Otras veces, quemada más fuertemente por aquella llama íntima avivada por el adulterio, jadeante, conmovida, ardiente de deseos, abría la ventana, aspiraba el aire frío, soltaba al viento su cabellera demasiado pesada, y, mirando a las estrellas, anhelaba amores de príncipe. Pensaba en él, en León. Entonces habría dado todo por una sola de aquellas citas que la saciaban. Eran sus días de gala.
Es posible también que provenga de Chavin hillo: En el centro de la población existió un manantial en donde los viajeros saciaban su sed, es posible que un viajero de Chavín en el manantial dejó un pedazo de hilo y el poblador dijo chavin hilo.
Cuando un adorador de Weng-Chan –dios de la literatura– era favorecido en sus versos y canciones, cuando el rico sembrador hacía una buena cosecha de habas; cuando el vil carnicero sacaba más pesas de grasa del cerdo joven; cuando el pobre de hacienda, a fuerza de estudio y de virtud era favorecido por el mandarín; cuando el transeúnte llevaba un traje de seda amarillo, cuando el honesto labriego podía comer un paté de entrañas de gamo o un nido de golondrinas; cuando el alumno distinguido de la academia conseguía una mención de honor; cuando el justo era alabado; cuando algo bueno hacía sonreír el alma de los habitantes de Siké, los enfermos de la "torva enfermedad" saciaban su despecho en la reputación del favorecido.