sedente


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para sedente

sentado

Sinónimos

Ejemplos ?
No es difícil darse cuenta que la expresión facial de la deidad representada en esta escultura corresponde a un claro estado de éxtasis, mismo que está relacionado con el consumo de enteógenos. Estatua sedente de Xochipilli, (Museo Británico de Londres) Guerra florida Parque Xochipilli
En el parteluz o mainel se encuentra la figura sedente de Santiago Apóstol con un bastón de peregrino, como patrón de la basílica.
Antes de adoptar la posición sedente, había depositado en el suelo el rifle inútil, y junto a él un voluminoso fardo al que servía de envoltura un mantón gris, pendiente de su hombro derecho.
El ídolo verde brillante estaba colocado en postura sedente sobre un trono dorado y lleno de grabados alzado sobre un pederastal redondo y chapado en marfol; su brazos hinchados y manos palmeadas descansaban en los brazos acolchados de su sillon.
¿Se marcha usted? -Sí -dijo Jefferson Hope, abandonada por fin su posición sedente. Parecía cincelado en mármol el rostro del cazador, tan firme y dura se había tornado su expresión, en tanto los ojos brillaban con un resplandor siniestro.
Con todo, mil veces hubiera preferido el anciano la muerte a consentir en lo que por fuerza se le antojaba el deshonor de su hija. Sobre tales calamidades y los vanos intentos de ponerles remedio, reflexionaba una tarde el sedente John Ferrier.
Estaba todavía en posición sedente, con el codo apoyado en la rodilla e incierto sobre cómo exponer el asunto a su hija, cuando una mano suave se posó en su hombro y, elevando los ojos, observó a la niña de pie junto a él.
Por su parte, el caserío de La Barona cuenta con una parroquia bajo la titularidad de la Virgen de los Ángeles, que guarda una pintura del siglo XVIII con la figura de la Virgen sedente con el Niño.
El retablo lateral es una composición de pinturas barrocas, que consiste en El triunfo de la Fe, La transfiguración, La circuncisión y La asunción. Hay un antiguo Ecce homo sedente, llamado popularmente el Señor del cacao.
En escultura destacan la estatua de una figura femenina sedente, gótica del siglo XIV, y una talla de San Miguel fechada en el segundo tercio del siglo XVI.
Debajo, separado por un dintel, aparece un Apostolado al completo en pose sedente, atribuido a otro artista francés conocido como el Maestro del Sarmental.
En este espacio casi triangular se representan a Jesús sedente como Pantocrátor mostrando el Libro de la Ley y, rodeándole, los Cuatro Evangelistas, en su caso representados de doble manera: icónicamente, con ellos mismos inclinados sobre sus pupitres de escritura redactando los Evangelios, y simbólicamente, por el Tetramorfos.