sedicioso


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para sedicioso

Ejemplos ?
Fue arrestado por autoridades británicas y estuvo en prisión durante dos años por haber presentado un discurso considerado sedicioso en la Conferencia Khilafat.
En dicho acuartelamiento fueron detenidos Obregón Cano y López por varias horas, quienes luego de ser liberados y ante la complacencia para con la izquierda peronista del gobierno nacional no pudieron revertir el motín y, faltos de apoyo nacional, renunciaron el 8 de marzo. Este hecho de la política de Córdoba es recordado como un acto sedicioso que trajo aún más zozobra.
Situado por aquel entonces en la oposición parlamentaria, el político británico Winston Churchill rechazó frontalmente toda propuesta de independizar la India y al conocer la protesta de la sal, Churchill ironizó sobre Gandhi llamándolo el «fakir sedicioso que sube medio desnudo las escaleras del palacio del virrey».
Procedan vuestras mercedes, pues, a tomar las más activas providencias para escarmentar tal perfidia, acudiendo al socorro de Madrid y demás pueblos, y alistándonos, pues no hay fuerza que prevalezca contra quien es leal y valiente, como los españoles lo son.: Dios guarde a vuestras mercedes muchos años.: Mostoles, dos de Mayo de mil ochocientos ocho.: Andres Torrejon: Simon Hernandez Fue hecho prisionero, junto con su colega de oficio Simón Hernández, para comparecer ante el general Joaquín Murat por haber firmado aquel bando de contenido sedicioso.
San Salvador no era ajena ante los acontecimientos: empezaron a circular pasquines en contra de las autoridades coloniales y ciertos informes señalaban que había un grupo sedicioso que se manifestaba por las noticias de España y los sucesos del Virreinato de Nueva España: Durante esta etapa, los criollos salvadoreños cuestionaban que Guatemala continuase su dominio en perjuicio de las demás provincias del Reino.
El documento había sido firmado por los principales líderes la oposición, entre ellos el expresidente Yun Bo-seon, y de inmediato fue considerado «sedicioso» por el gobierno de Chung-hee.
Ya en la vida del mismo Montero sus enemigos los calificaron de demagogo, el presidente Iglesias lo trató como a un sedicioso y un criminal expulsándolo del país.
Fracasado ese movimiento sedicioso, los cabecillas o conspiradores principales, Cristóbal de Arévalo, Rodrigo de Mosquera y Francisco Villalta, entre otros, se fugaron desde Santa Fe hacia Santiago del Estero, con la idea de buscar la protección de Abreu, quien simpatizaba con ellos.
Ella pidió justicia: las facciones de la ciudad se la negaron; y el espíritu sedicioso de este pueblo lo condujo a nuevos excesos.
¿Qué riesgo?... MARSILLA. A Valencia tu esposo ha de llegar hoy; y en llegando, tú y él y otros a sedicioso puñal perecéis. ZULIMA.
Quedo con la confianza de que apreciaréis esta Proclama como un esfuerzo de mi gratitud; no queriendo saber si han algún sedicioso, por no verme en la dura necesidad de hacerle entender, que mi celo por la tranquilidad pública corre a la par de mi justicia con el que se atreva a tentar de qualquier modo contra ella.
El decenviro, totalmente poseído por su pasión, se dirigió a la multitud y les dijo que había comprobado, no sólo por el insolente abuso de Icilio el día antes y por la violencia de Verginio que el pueblo romano podía atestiguar, sino por una información definitiva que le había llegado, que durante la noche se habían celebrado reuniones en la Ciudad para organizar un movimiento sedicioso.