sediento

(redireccionado de sedientas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para sediento

deseoso

Sinónimos

Ejemplos ?
Hay excepciones: como la de Esteban en “Germinal”, sedientas por saber devoran cuanto les cae en las manos, pero casi nada retienen.
Y sus miradas se encontraron; y sus almas sedientas de amor uniéronse otra vez olvidándolo todo: Ella, el honor, la sociedad, la familia.
Allí vieras mis plantas olorosas Abrir su puro cáliz al rocío Y en el harén cautivas mil hermosas Agostarse sedientas de amor mío.
Estos no tardan en apreciar que la savia de las aguas era absorbida por las tierras sedientas y pusieron en práctica su experiencia para combatir el elemento hostil y conseguir el mayor provecho.
Pronto, descubren que la casa no está vacía, la habita una familia de psicópatas.; Mulberry Street:Una infección mortal explota en Manhattan convierte a los seres humanos en criaturas con forma de ratas, sedientas de sangre.
En el camino, Carnby se encontrará con pistoleros de gran puntería y con almas perdidas sedientas de sangre a los que él tendrá que enfrentarse con ayuda de su fuerza y su pericia.
Spelucín junto a Orrego fundan el Diario “Norte”, y también escribe en “Balnearios” y “La Prensa”, publica su libro la Nave Dorada en el año de 1,926 y en 1,938 Las Paradelas Sedientas, fue Vice Rector de la Universidad de Bahía Blanca en Argentina, país donde muere el 21 de mayo de 1,976.
En el caso de Ángel, al este hacer un conjuro localizador, trajo unas criaturas que se metían en el cuerpo de las víctimas y que debido a eso estaban sedientas todo el tiempo.
ESTROFA I: Por la década de los cuarentas, Manantial de la ciencia brotó, En Durango y Chihuahua sedientas, Que el venero a la sed apagó, En el Norte, en el sur y el Oriente, Institutos florecen doquier, Esparciendo también del Poniente El aroma sutil del saber CORO: Tecnológico, luz de la ciencia; Plataforma para el porvenir; Con la técnica forjas conciencia Para darnos feliz devenir.
“La Chorca” o “mujer lechuza” era una persona normal de día, por las noches sedientas de sangre humana se transformaba gozando de los poderes de lo malvado, en un ser indescriptible y dotado de alas, para poder transportarse más ágil y veloz hacia los poblados y una nariz con la cual podía oler el líquido vital fresco de los recién nacidos.
Sus observaciones lo convencieron de que no solo había vida en Marte, sino que esa vida era inteligente: Marte era un planeta que se estaba secando, y una sabia y antigua civilización marciana había construido esos canales para drenar agua de los casquetes polares y enviarla hacia las sedientas ciudades.
Coro:Demos vivas con fervor profundo:al fraterno y querido plantel,:que cobija en su seno fecundo:nuestras almas sedientas de bien.