sinecura


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para sinecura

Ejemplos ?
Fue para esclarecer esta situación, o simplemente para crear, en favor de un «sieur» de Barth, una sinecura de 6,000 libras francesas al año, a pagar con los fondos de la Provincia, que el Gobierno lo nombró, en 1777, «Prévôt général des fiefs d'Alsace», con la misión de confeccionar un catastro.
Durante su presidencia interina, la diputada del FRA y luego de Izquierda Democrática, economista Cecilia Calderón, lo acusó de haber fomentado la sinecura ("piponazgo") mientras Alarcón ejercía la presidencia del Congreso.
En 1723 rechazó una oferta de la universidad para trabajar como profesor de filosofía, pero cinco años más tarde, en 1727, aceptó el cargo de bibliotecario en la ciudad suiza, una sinecura que ejerció hasta su muerte en 1767, a la edad de 87 años, en Ginebra.
F. Cary, el traductor de Dante Alighieri, y obtuvo una sinecura para su amigo el poeta William Wordsworth. Inversamente, fue invitado a almorzar con cierta frecuencia por Charles Dickens.
El mismo Weishaupt cuyo papel fundador se desconocía al principio, resultó sospechoso, pero sólo huyó cuando tuvo que admitir la fe católica, primero a la ciudad imperial libre Ratisbona, y en 1787 otra vez a Gotha, donde Herzog Ernst le proporcionó una consejería áulica sinecura.
Existen multitud de términos que identifican la condición eclesiástica con una vida cómoda: El término canonjía, en origen el beneficio de un canónigo, ha pasado a ser sinónimo de un cargo muy codiciado por lo alto de sus ingresos y la facilidad de su ejercicio, como equivalente a sinecura (sin cuidado).
Claude nació en una familia acomodada, nieto de un barón francés. Aunque comenzó una carrera religiosa, perdió su sinecura durante la Revolución francesa.
En 1071 fijó su residencia en Luoyang, donde permaneció con una sinecura oficial que le permitió suficiente tiempo y recursos para continuar la compilación.
Las pruebas circunstanciales contra Ciganovic incluyen su condición de sinecura en el gobierno serbio, la protección que recibió del jefe de policía y el alegato falso de Serbia para detenerlo, Austria-Hungría exigió a Serbia la cárcel para el mayor Vojislav Tankosic y para Ciganovic, pero solo el primero entró en prisión, pues el gobierno serbio alegó que el segundo aún no había sido encontrado.
El oficio todavía existe, y en orden de retener el título (ahora más bien una sinecura sin significado militar), el titular debe pasar tres noches por año en el castillo.
En realidad, se había convertido en nada más que una sinecura, siendo esencialmente una dignidad cortesana desprovista de responsabilidades, salvo los deberes ceremoniales.
La oferta de Madge resulta ser una especie de sinecura de la industria cinematográfica, y se descubre a si mismo rechazándolo con disgusto por razones que él mismo no puede explicar.