solitario


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo
  • sustantivo

Sinónimos para solitario

retirado

solo

Sinónimos

anacoreta

ermitaño

Sinónimos

Ejemplos ?
Los ojos son los intérpretes del corazón, pero sólo quien anda interesado entiende su lenguaje. El hombre solitario es algo imperfecto; es menester que se encuentre a otro para ser feliz.
Pero como “la revolución fue reflexiva en sus promotores y espontánea en el pueblo”, y como éste “no vio en la libertad política sino un hecho solitario separado de las demás cuestiones que la reflexión había derribado… el pueblo quedó antiguo”, y los gobernantes, por acomodarse a la situación, no fueron capaces de crear una nueva síntesis de instituciones republicanas y creencias democráticas.
Todo yacia en lánguido reposo En torno del castillo solitario, Circundado de ambiente vaporoso Cuyo velo entoldaba misterioso La lejana estension del campo vario.
Ignoraba tal vez el mundo entero De la esposa perdida la morada, Del pérfido galan el paradero, Y Castilla indignada Y la misma Tolosa avergonzada Las huellas les seguian, Y topar con su rastro no podian. Y Argentina y Lotario Reposaban en blando y dulce sueño Dentro de su castillo solitario.
Tornóse desde este punto Aquel oculto aposento Solitario monumento De un justo que en paz murió; Huyóse el alma a los cielos, Y el vivo que allí quedaba Al dios se la encomendaba Que ante su ser la llamó.
La Silla del Buda, un tronco quemado por un rayo tan caprichosamente que en carbón había quedado esculpida la figura del solitario como si estuviera sobre un copo, estaba en una curva que describía el camino entrando al bosque.
No te aflijas, doctor; parte, y no llores si al otro lado de la mar no encuentras a tu buen padre ya; no llores si entras en su hogar solitario, si las flores del jardín que él cuidó marchitas hallas, y desquiciada la mohosa puerta, y ruinosos sus muros y sus vallas y la patena cámar desierta.
ombre de Extremadura, oigo bajo tu pie el humo del lobo, el humo de la especie, el humo del niño, el humo solitario de dos trigos, el humo de Ginebra, el humo de Roma, el humo de Berlín y el de París y el humo de tu apéndice penoso y el humo que, al fin, sale del futuro.
Creaste la Tierra según tu deseo, tú, solitario, A todos los hombres, el ganado y los rebaños; Cuanto existe en la tierra que anda sobre sus patas, Todo lo que hay en el cielo que vuela con sus alas, Las tierras de Jaru y Kush, La tierra de Egipto.
Cruzó el solitario claustro, bajó el caracol estrecho, y a una ventana en acecho quiso un instante posar; la tempestad empezaba, la lluvia espesa caía, y el recio viento la hacía sobre los vidrios botar.
Y la mujer, sin embargo, aquel balcón contemplaba como quien algo esperaba que apareciera por él. Y el balcón siempre cerrado y solitario seguía, y abrírsele no venía dueña, galán ni doncel.
¡Era coqueta!, así es que prescindir no podía de tener a cien galanes, inodoros tulipanes siempre abiertos a sus pies. Un amor real, profundo, solitario y exclusivo, y otro amor banal del mundo no se pueden nunca atar.